Columna de Copano: "BBC: El lifting de la tía"

Por Nicolás Copano

La British Broadcasting Corporation, sus competidores, en una extraña inglesa mezcla  de respeto y desdén, le llaman “la Tía”. El ícono máximo de los medios públicos mundiales es para sus rivales lo que llamaríamos una anciana de 75 años.

Pero quienes creen que como organización va camino al cementerio -cuánto desearía Rupert Murdoch, dueño de Sky, una de sus competencias, que eso fuese realidad- están profundamente equivocados: este 2013 “la Tía” se hizo el lifting más grande de su historia, recuperando oficialmente el Broadcasting House para construir el cuarto informativo mas grande de Occidente. ¿El del mundo? Está en China.

Construido en 1932 para emitir radio y restaurado después de la Segunda Guerra Mundial, hoy retorna como un “hub de noticias” que reúne a los sitios web, nueve radios y tres canales de noticias 24/7 del grupo de comunicaciones estatal más grande del planeta, concentrando y abandonando el mítico “Television Centre” (donde entre otros, grababan los “Monthy Phyton”) para dar paso definitivo al mix de medios digital.

Instalado en el este de Londres, cerca de los Topshop,  H&M, Benetton y el glamour de Oxford Circus, el Broadcasting House es un monstruoso edificio que desde la entrada intenta entregar la sensación de clase mundial: una sucesión de puntos en el piso con el nombre de las principales ciudades del globo iluminan el acceso. En su interior alberga 36 estudios de audio, seis de TV y 60 suits de edición, sin contar los innumerables computa- dores y el majestuoso “cuarto global” que te recibe al ingre sar, con escaleras en forma de caracol que se extienden por los pisos y áreas para conversar y producir adornadas con fotos de lugares tan distantes como El Cairo y Nueva York.

Soy el visitante 47 ingresando a esta suerte de aeropuerto de noticias, donde los programas de debate exigen pasar por un férreo control de seguridad mientras los rostros de la gente a la espera son iluminados con barras led lanzando titulares. Los tours (a la manera de los  que se pueden tomar en NBC en Nueva York) comenzarán en abril para quienes den vuelta por Londres y deseen cono- cerlo. ¿Su potencial audiencia entre websites, boletines radiales multilenguaje y canales de televisión? 285 millones de personas.

Carolina Ferro trabaja en venta de contenidos del World Service de BBC y me comenta en voz baja, para no interrumpir el flujo de 5.500 empleados (de los cuales 3.000 son periodistas) de todas las nacionalidades que atentos miran sus pantallas: “El nuevo modo es que cada uno con su laptop pueda coordinar y establecerse en la larga cantidad de salas del edificio, coordinadas por área y color, aprovechando mejor los espacios y tiempos”.

Esa innovación también se aplica al cuarto global, que se puede observar en el cable al sintonizar el BBC World News Channel: las mesas están en el “modelo solar” instaladas a la manera de rayos con una mesa redonda al centro. En cada área hay una pantalla, que al más puro estilo del Nasdaq titula lo que está pasando por orden de importancia.

El segundo piso tiene una extensa área de meteorología para los informes del tiem po y desde su balcón, como hormigas, se ven los equipos escribiendo los titulares. Cada ascensor conduce a los pisos con las radios de BBC de fondo. y desde arriba se logran aún ver las mesas trabajando para el próximo noticiario.

En el techo del edificio hay un monumento en forma de cono llamado “respiro”. Este memorial recuerda a los periodistas de la BBC caídos en su labor de contar historias. Develado en junio de 2008 es parte de la definición periodística del edificio: los shows de entretenimiento han sido en su mayoría trasladados desde Television Centre a la Media City de Manchester.

El Broadcasting House es una ONU informativa: notas cuando la zona es árabe al ver las burkas sobre las cabezas femeninas, a los latinos contentos, a los africanos frente a las pantallas entregando la última data del conflicto en Mali. Un maravilloso hito para los “newsjunkies” del mundo, que pueden disfrutar bebiendo un cortado en el Media News Cafe y observando la pecera de periodistas donde las noticias cambian de idioma e historias todos los días.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo