Felipe Vergara: La Hoguera de las Vanidades en la Alianza

Por Felipe Vergara

El espectáculo que ha dado la Alianza en estos días es propio de la novela de Tom Wolfe: Poder, dinero y la dominación del mundo. Ante la caída de uno de sus líderes, como fue el caso de Longueira y su enfermedad y apenas con horas de desfase del anuncio ya empezó la pugna de poder. Todo aquello que se visualizaba como armónico se derrumbó por las ansias de presidenciales de la UDI y RN. De esta forma empezaron a surgir los nombres de quién sería el mejor abanderado y con ello los más evidentes instintos por superar al otro. La paz quedó en el pasado y de alianza, obviamente, sólo restos.

La UDI dio el primer golpe, casi letal a estas alturas y propuso una candidata que evidentemente de consenso nada genera. De más está decir el paupérrimo espectáculo dado por el Presidente, de salir cual jefe de campaña, a sugerir para esto a Evelyn Matthei. Peor aún es cuando el mismo Piñera llama a llevar candidato único para preservar la unidad del sector, teniendo en cuenta que fue él mismo quién el 2005 se candidateó sepultando los intentos del entonces presidenciable UDI Joaquín Lavín.

La situación actual es compleja: por un lado tenemos a la representante UDI, Evelyn Matthei, personaje histórico de la política chilena, de gran reconocimiento público. Ha sido diputada, senadora y ministra, con un esposo que goza de un reconocimiento transversal, que fue Vicepresidente del Banco Central. Se suma a su biografía que su padre jugó un rol importante en la dictadura militar como Comandante en Jefe de la FACH. Matthei, sin duda, es uno de los personajes más conflictivos de la política criolla. Ha estado envuelta en el escándalo del “piñeragate” y ha tenido salidas de “libreto” poco doctas conocidas por todos en los medios de comunicación.

Matthei es de esas figuras que no dejan indiferente a la ciudadanía, tiene una prestancia y un gran estilo que inunda los espacios, pero con conflictos que harán que su candidatura sea realmente una odisea.

Sin embargo, más complejo aún, es ver como recomponer las relaciones dentro del sector. Hasta ahora lo único claro es que no hay nada claro. La UDI tiene candidata y le ganó “el quién vive a RN”. Por su lado, el partido de Carlos Larraín se resigna a no contar con Allamand entre sus presidenciables y, por lo mismo, los nombres que se barajan carecen del peso necesario para poder enfrentar al poderío gremialista. Siendo así, y ante un escenario tan adverso para Renovación Nacional, no debiera sorprender que en el conclave que se realizará la próxima semana terminen por proclamar o resignarse a Evelyn Matthei como la carta de la unidad del sector, que cada día está menos unido.

¿Podrá RN supeditarse a la candidata UDI? ¿Habrá algún gesto desde el partido de Melero hacia su par Larraín? Hasta el momento, y después de tres intentos fallidos en menos de 9 meses, la alianza por fin tiene candidata que elegida por la UDI e impuesta a RN. Es verdad que la política es sin llorar, pero también es vengativa y perversa; en negociación se enseña que ambas partes deben sentirse ganadoras para que ésta sea fructífera. Acá eso evidentemente no pasó, hay un claro ganador la UDI y un partido como RN que respirará por la herida un largo tiempo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo