Alejandra Toro: Eliminar el IVA a los libros no es la solución para que la gente lea

"Si quieres escribir en la sección Yo Opino envía tu columna a [email protected] con el asunto YO OPINO. Puedes tratar cualquier tema que sea de tu interés. Además del texto debes enviar una foto y descripción tuya. Y ojalá una cuenta de Twitter".

Por Alejandra Toro

Lo concreto es que Chile tiene uno de los impuestos a los libros más alto de Latinoamérica y el 19% de valor agregado supera por lejos a muchos países, mientras que en Argentina, Uruguay o Brasil este impuesto no existe (por eso pasan cosas como que uno enloquezca con los precios cuando viaja a Buenos Aires y vuelva cargado de libros).

Yo estoy muy de acuerdo con eliminar ese 19%, los impuestos deberían estar en otras cosas y no en un elemento tan vital considerando que lo que falta es aumentar el nivel de cultura en toda la población y ojo, en todos los estratos económicos. Y acá va mi queja, porque hay una buena porción de gente que efectivamente accedería a más libros si fuesen más baratos, pero hay personas que actualmente tienen los medios para comprarse los que quieran y no les interesa. Por lo demás, no hay que ser millonario para leer, una cosa es ir a la librerías caras y salir espantado, pero otra muy distinta es optar por opciones económicas como conseguirlos en San Diego/locales de libros usados/liquidadoras como la tienda de Huérfanos con Mac Iver o pedirlos prestados en bibliotecas del colegio/universidad/metro. O incluso intercambiarlos con los amigos.

Así que más que quitar o rebajar un impuesto, lo que falta en la mayoría de la gente son las ganas. Y no me vengan con esa excusa de “no tengo tiempo”, porque cuando hay interés, uno se lo arma. Lo que pasa es que hay tiempo, pero se destina a otras cosas. Y hay plata, pero es más entretenido gastarla en algo más.

No hablo por todos. Hay personas a la que de verdad les interesa y les importa este tema. Una vez leí la entrevista a una vendedora de libros de la Plaza Carlos Pezoa Véliz (ex Parque Almagro) que contó lo siguiente: “Da pena, uno a veces ve a gente que está cesante, que quiere el libro y no puede, y se lo regalamos. Total, Dios me proveerá de muchas cosas. Varias veces me ha tocado, porque de por sí una nota a la persona que anda interesada por el libro, como que expresa algo”.

Por hechos como este –así de emotivos-, creo que vale la pena eliminar el impuesto. Pero insisto, no es la única solución.

“Si quieres escribir en la sección Yo Opino envía tu columna a [email protected] con el asunto YO OPINO. Puedes tratar cualquier tema que sea de tu interés. Además del texto debes enviar una foto y descripción tuya. Y ojalá una cuenta de Twitter”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo