La importancia de la educación previsional

Por

Chile parece estar dándose cuenta de lo necesario que es cultivar nuestra cultura previsional. Desde el surgimiento del sistema de AFP, hace más de 30 años, la mayoría de los afiliados reconocía tener poca educación al respecto del funcionamiento del sistema, las diferentes estrategias de ahorro o las comisiones y riesgos, por nombrar solo algunos aspectos.

 

Pero en el último año y medio ha ocurrido una verdadera evolución al respecto; generada por nuevos actores, que buscan enseñar a los usuarios, en palabras sencillas y con ejemplos al acceso de todos, cómo funciona este sistema.

 

La previsión y la jubilación son temas fundamentales para toda sociedad. Y no podría ser de otra manera: la jubilación es el único ingreso que reciben la gran mayoría de los ciudadanos cuando terminan su vida laboral. En Chile se utiliza el sistema de capitalización individual, donde cada trabajador es responsable de generar sus propios ahorros para la vejez.

 

Pero existen muchos puntos que una persona debería considerar, para tomar buenas decisiones con respecto a sus ahorros así como también iniciativas que, como país, urge implementar para contribuir a mejorar nuestras futuras jubilaciones:

 

 

1. Generar una verdadera cultura previsional

 

Resulta necesario generar una verdadera cultura previsional y transmitir de manera pedagógica la importancia de ahorrar para la vejez, mediante la capacitación y la formación; efectuar una reforma educacional, con el objeto de enseñar desde la juventud a la población chilena todas las características e implicancias de nuestro sistema previsional, reforzando y actualizando estos conocimientos durante la adultez recurriendo a todos los canales de difusión disponibles. Internet, su correcto uso y el aprovechamiento de todas sus potencialidades como herramienta eductiva, jugarán un papel crucial en la consolidación de esta escuela de formación en que la instantaneidad y la retroalimentación que permite el mismo facilitará a los usuarios acercarse al tema.

 

 

2. Hacer modificaciones al sistema de AFPs

 

El sistema de AFPs no es un mal sistema, pero evidentemente existen cambios necesarios que deberían implementarse cuanto antes. Se requiere de un mayor componente solidario, que garantice que todos los chilenos tengan acceso a una pensión digna. La actual pensión básica solidaria no es suficiente para un país que pretende ser desarrollado en poco tiempo más. El Estado, responsable directo de la Previsión de todos los chilenos, debería hacer una gran reforma, para que cada niño que nazca tenga un apoyo de $ 1.000.000, en su cuenta previsional, con lo cual, a partir de 40 años y gracias al interés compuesto, dejaría de existir la pobreza en el país y cada ciudadano tendría la certeza de contar con una pensión digna al término de su vida laboral.

 

 

3. Estrategias activas con fondos de pensiones

 

Mientras se generan las condiciones para que se consideren los dos puntos anteriores, los ciudadanos deberían tener estrategias activas frente a sus fondos de pensiones; es de vital importancia controlar personalmente las pérdidas del sistema. Un ejemplo claro, son los cotizantes que se mantuvieron fondo A en el año 2008 y perdieron un 40% de sus ahorros durante la crisis financiera. Las estrategias pasivas, es decir, permanecer largos períodos en el mismo fondo, han demostrado ser ineficientes en proteger los ahorros de los afiliados de las pérdidas. Seguir una buena asesoría que avise cuándo cambiarse de fondo evita estas grandes pérdidas que afectan directamente a tus ahorros para la jubilación.

 

 

 

 

 Imagen foto_00000001

 

 

 

 

 

Gino Lorenzini

Creador de www.felicesyforrados.cl

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo