Jannie Benavides: Itinerario a la parrilla

Por Jannie Benavides

Estamos cerquita ya, se siente el olor a parrilla y cilantro, afilamos los dientes y nuestros tenedores esperan ansiosos su momento de brillar. 

Nos venimos mentalizando del 18 pasado para este momento épico pues. Casi una semana completa e ininterrumpida de sandunga dieciochera, varios días de jolgorio tricolor.
Personalmente y quizás al igual que muchos otros, esta fecha es una de mis preferidas, porque para los que amamos comer y disfrutamos plenamente con ello, nos sentimos realmente entusiasmados con este verdadero festival de la comida.
Por otra parte, el tema de la Primera Junta de Gobierno resulto ser la excusa perfecta para lanzarnos un piquero monumental a todo lo que es carnes rojas y por supuesto alguna “cosita” pa’ la sed (era que no).
Si es como un “October Fest” de la carne, y la “empaná” solo que en Septiembre. ¡Ja!
Aun quedan varios días para la gran fecha gran, no es que los estemos contando ¿verdad? pero como que cada vez que pensamos en eso, tenemos mejor armado el panorama.
Nos empezamos a organizar con tiempo para asegurarnos que no se desaproveche ni un solo día, porque además de toda esta maravilla junta de la comida y el copete, es como si todos saliéramos al mismo tiempo de vacaciones y andaremos achoclonados. Pero lo mas importante; con ánimo de fiesta, así que no es tan terrible.
Y bueno, siendo sinceros; armamos miles de planes y a fin de cuentas con suerte hacemos la mitad porque el primer día quedamos tirados, cuales puercos, de tanto tom.. comer, digo.
En fin, luego de toda la alegría que conlleva esta fecha, eventualmente tendremos que prepararnos para el gancho derecho de los matinales con una sección completa llena de nutricionistas, listos y dispuestos torturarnos por todo lo que nos desordenamos en el menú y refregarnos en la cara que estamos hechos un desastre.

A su vez, como asomaron días de sol y se acerca el verano, empezamos a sentir un poco de culpa por habernos zampado un desfile de choripanes con pebre y hacemos balance. Sabemos que lo bailado no lo arrebata nadie, pero por las dudas, lo mas probable es que nos veamos en el gimnasio a ver si nos podemos quitar lo comido.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo