Leonel Núñez: Hacerse cargo de la vida

Por Leonel Núñez

Cuando en el supermercado se cae una torre de productos o cuando en u  restaurante cae una bandeja, miramos para ver qué pasó y quién fue, pero luego partimos rápido de allí, no vaya a ser cosa que nos culpen de alguna manera. Estamos prestos a tratar de ver qué sucede pero más prestos a deshacernos del problema y buscar, siempre fuera, al responsable.

En las cosas que nos afectan hacemos algo parecido. Buscamos el culpable fuera, buscamos quién o qué nos ha llevado a esta situación con la perspectiva de mostrar que no fue nuestra culpa y de que somos víctimas de una situación en la que no hicimos nada. Y como no hicimos nada para llegar a esto, nada podemos hacer para cambiarlo. Y nos convertimos en victimas pasivas. La gente de la calle que no respeta a nadie en el metro, el tipo que te tira el auto encima, la señora que no sabe respetar la fila y un sinfín de personas y casos que nos dicen que el otro es el culpable y uno la victima que está receptiva de tanto mal.

Lo curioso es que el otro piensa exactamente lo mismo y, entre víctimas y victimarios nos podemos pasar la vida. Echándonos la culpa, el espacio de lo cotidiano se nos vuelve, por una parte impredecible y por otra insoportable.

Cuando uno decide vivir, las cosas se ponen complejas. Ser responsable es asumir, en nuestras propias manos, las decisiones que tomemos.

Hay hechos complejos que nos pueden salir al paso y que en estas últimas semanas están en la palestra con mayor fuerza. ¿Quien empezó la violencia? ¿Quién es más responsable? No se trata de seguir en los empates, como ya se ha dicho, ni borrar el delito o la falta con la falta o el error del otro. Acá hay que asumir. No es lo mismo la falta que el delito y en eso hay que ser tajantes. Pero en la vida cotidiana, además debemos asumir las responsabilidades propias. Si soy capaz de hacerlo, estaré más cerca de manejar mi vida. Si soy capaz de manejar mi vida, manejo mi destino, si la maneja el otro, mi destino no está en mi mano.

Hacerme cargo de lo que hago y buscar siempre como contribuyo a lo que ocurre, a lo que mantiene y a lo que cambia una situación. Ser parte del todo, no un espectador y víctima.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo