Alerta por consumo de "Krokodil": la droga corrosiva

Llegó desde Rusia a EEUU. La peligrosa sustancia corroe el organismo y provoca la putrefacción de la piel

Por Felipe Guerrero / Publimetro Mundo

Se trata de una sustancia cuya producción clandestina se incrementó fuertemente en Rusia por el año 2010, pero ahora hace noticia en Estados Unidos, donde se han registrado impactantes casos.

Su nombre es desomorfina, “un derivado de la morfina muy antiguo, el cual se buscó pensando en un producto que tuviera menos efectos adversos” según explica el director ejecutivo del Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica (Cituc), Juan Carlos Ríos. Pero el doctor asevera que resultó ser más adictiva.

De ello han dado cuenta medios estadounidenses, que han reportado a adictos en el estado de Arizona: “son los primeros casos conocidos acá y estamos aterrados”, dijo a la cadena Fox News el médico Frank LoVecchio, del Centro de Control de Envenanamiento de Phoenix.

Si bien el efecto mental de esta droga inyectable es similar a la heroína y se puede sintetizar desde la codeína (un alcaloide presente en el opio) mediante un proceso muy doméstico, sus consecuencias físicas son devastadoras, pues provoca la putrefacción de la piel.

“Lo que hacen es que los comprimidos de codeína los mezclan con sustancias como diluyentes, gasolinas, yodo, fósforo rojo… Pero no es que la desomorfina (“Krokodil”) provoque todo esto, sino la mezcla de la solución”, advierte a Publimetro el doctor Ríos.

“Esta mezcla genera una lesión inmediata. Puede generar necrosis, destrucción de tejidos, infecciones, y esa necrosis puede derivar en una gangrena, e incluso en la muerte”, añade el profesional.

¿Por qué “Krokodil”?

El nombre callejero para esta droga (“cocodrilo”) haría referencia a los estragos que causa en la piel de quienes la consumen, logrando un aspecto escamoso.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo