Black Sabbath con Ozzy hacen vibrar a sus fanáticos en un repleto Monumental

La banda británica se presentó por segunda vez en el país, pero es la primera con Ozzy Osbourne en la voz, demostrando que su disco 13 los hizo revivir con toda la energía del heavy metal.

Por

La banda británica se presentó por segunda vez en el país, pero es la primera con Ozzy Osbourne en la voz, demostrando que su disco 13 los hizo revivir con toda la energía del heavy metal.

Eran el broche de oro para una semana inolvidable para los fanáticos del metal y el rock. Los legendarios británicos de Black Sabbath volvían a Chile a mostrar su nuevo disco “13”, teniendo a Ozzy Osbourne como vocalista nuevamente, haciendo que esta visita fuera inolvidable para sus seguidores.

A pesar de los años, enfermedades y adicciones que han debido enfrentar cada uno de los miembros de la agrupación de heavy metal, la noche de este viernes derrocharon actitud, maestría y por sobre todo vigencia.

Los fuegos de la reunión entre Sabbath y los más de 50 mil fanáticos que repletaron el Monumental, se abrieron a las 21.15 horas, arrollando de entrada con el clásico “War Pig”. El público cayó rendido ante los acordes de la guitarra de Tony Iommi y del bajo de Geezer Butler, coronada con la imperecedera voz de Ozzy Osbourne.

En la batería, la juventud de su baterista Tommy Clufetos le da la energía y peso necesario para refrescar los sonidos clásicos y potentes de la banda.

El segundo tema en sacar de su caja mágica fue Into The Void, extasiando a los fanáticos que atravesaban tres generaciones, demostrando que su música es un legado.

En un show que bordeó las dos horas, temas como Under the Sun/Every Day Comes and Goes, Snowblind , Age of Reason y Black Sabbath hicieron vibrar al público, mientras un par de bengalas hacían su estreno en medio de la cancha. Claro está, sin bengalas no hay concierto de metal que esté completo.

Con un Ozzy Osbourne como gran protagonista de la noche, demostró que a pesar de todos sus problemas y recaídas mantiene su tono vocal. En la mitad del show montado por Sabbath sobre el escenario, su baterista Tommy Clufetos realizó una demostración de su experticie, mientras el resto de la banda tomaba un respiro para continuar con el espectáculo, que a esa altura tenía a los fanáticos completamente extasiados.

La deuda seguiría saldándose con clásicos como Iron man, Fairies Wear Boots, Behind the Wall of Sleep, Fairies Wear Boots, God Is Dead? –single de su reciente placa “13”, Dirty Women, Childen of the Grave para cerrar la noche con Paranoid.
Sin lugar a dudas esta noche será recordada como una de las más memorables de los últimos años, donde Black Sabbath mostró que sigue tan vigente musicalmente como en sus mejores tiempos.

Por: Andrea Herrera R.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo