Columna de videojuegos de Vardoc: “Amnesia: A Machine for Pigs”

Por Vardoc (Nicolás Liñan de Ariza)

La “continuación” de uno de los juegos de terror sicológico que más he disfrutado -los seguidores de mi canal pueden dar fe de ello- llega en exclusiva para PC y, como es lógico, promete horas de locura y expectativas a las nubes, esto tras jugar el excelente bombazo que hace tres años fue “Amnesia: The Dark Descent”. Una fórmula conocida en el mundo de los survival horror, pero que pocos logran desarrollar con maestría. Una nueva historia (no secuela) conforma lo mejor que esta nueva entrega posee.
Comienzas y lógicamente tienes amnesia, lo cual da el pie para el desarrollo y narrativa de todo el resto del juego. En plena revolución industrial y ambientado en una Inglaterra victoriana (1899), el empresario Mandus despierta tras varios meses postrado. Aún delirando por la fiebre y con la imagen de una misteriosa máquina que repetidamente aparecía en sus sueños, se lanza en la búsqueda de respuestas respecto a ella (que parece estar en marcha) y al tiempo que ha pasado sin conciencia. En todo esto, el título del juego, “una máquina para cerdos”, hace mucho sentido al horror metafísico al que la trama nos involucra, quizá enrostrando como reflexión el precio de la industrialización.
 En lo narrativo, de la tranquilidad y aparente inocencia pasamos al lado macabro de la historia, narrada de forma intrigante y entretenida, lo cual en el ambiente desarrollado -medio steampunk, medio experimental-, logra un resultado atractivo y que invita al avance sin prisa y sin pausa. Todo ello con un acompañamiento sonoro estupendo, que a momentos es el gran responsable del suspenso y los sustos que podamos llevarnos.
Ahora, pese a que todo suena estupendo, varios cambios en el juego no me permitieron disfrutar a concho esta nueva entrega por sobre el primer juego. Aspectos como la baja dificultad, que sumerge a este juego -a momentos- en ser un verdadero paseo, en donde caminar y leer notas se convierte en algo demasiado habitual. Detalles como la lámpara de combustión infinita, que elimina el factor de quedarte a oscuras (y que provocaba taquicardia automática). Son cosas como esas las que hacen del juego una aventura un tanto lineal que, sin ser una mala travesía, te hace extrañar  lo bien logrado que fue el primer “Amnesia”. ¡Me gustaba el temor a volverme loco! El tener que huir y no mirar lo que te acechaba. Ahora o te escondes y esperas que todo pase o esquivas sin mayor secuela a tu salud mental. Fin.
Aun así ya terminé el juego y la verdad me dejó con sabor a poco. Claramente no me agradaron los cambios que mencioné anteriormente y pienso que alejan a “una máquina para cerdos” de la esencia de su predecesor “The Dark Descent”. Son detalles no menores los que dejaron de lado y que hicieron del primer juego todo un acierto dentro del mundo de los survival horrors. Sin embargo, “Amnesia: A Machine for Pigs” no es para nada un mal juego, de todos modos dale una vuelta y ten tu propia opinión, de seguro te sacará más de un susto.

Las opiniones expresadas aquí no son  responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo