Paula Silva: El engaño, la discriminación y el pataleo

"Si quieres escribir en la sección Yo Opino envía tu columna a publimetro.cl@gmail.com con el asunto YO OPINO. Puedes tratar cualquier tema que sea de tu interés. Además del texto debes enviar una foto y descripción tuya. Y ojalá una cuenta de Twitter".

Por Paula Silva

El peso de la sentencia “necesito que dejen la casa” es brutal… Una tonelada de problemas asociados que se te vienen encima, coronados por la frase auto flagelante “porque no lo previne”, la culpa y el chanchito de Pomaire que tiembla a la luz de los hechos.

Así comienza la peregrinación por nuevamente encontrar una casa, un lugar donde puedas vivir durante un tiempo prudente en que de una vez por todas puedas ahorrar y tener tu casa propia. Complejo escenario, pero nada nuevo bajo el sol, puedo imaginar cuanta gente está en el mismo trámite que una. Cada cual desde su trinchera, claramente.

El mercado de los arriendos cambio radicalmente, recuerdo años atrás que arrendar era bastante más económico y no tenía la cantidad de requisitos (impactantes por cierto) que hoy se visualizan, algunas frases para el bronce: “no se aceptan mascotas”, “personas solas”, “sin adultos mayores”, “solo hermanos de la fe”, “solo matrimonios”. Y en lo económico: “Dicom Platinium”, “Pagar por adelantado 12 meses”, “solo trabajadores dependientes”, “poseer 6 veces el canon de arriendo”, etc.  Tema aparte con el valor, me faltan horas al día para seguir generando ingresos acordes a lo que hoy se pide por vivir.

Hemos visitado varios lugares, y en todos la pregunta en común ha sido: ¿a qué te dedicas?, respuesta: somos actores. Silencio… Sin importar la conversación previa, decir que eres actriz o actor es incompatible (en el imaginario colectivo) con una vida tranquila. En todos los lugares nos han dicho: “Pero, aquí no se permiten fiestas”, “¿Y me va a poder pagar entonces?”, “a esa gente le encanta el trago”, “¿y en qué canal sale?”, sin contar que para otros dedicarse a la actuación o teatro solo corresponde a cierto tipo de personas y no al ciudadano promedio como uno. Discriminación al fin y al cabo.

 Por ello aquí viene el pataleo, debo ir por punto, lo merece:

¿Cómo es posible que al arrendar casa te restrinjan tener una mascota? ¿Es qué acaso no podrás decidir sobre lo que será tu vivienda?
¿De verdad alguien espera que una casa de tres dormitorios sea habitada por una persona sola? ¿Por qué se buscaría tratar con una persona sola?
¿Desde cuándo una casa distingue la fe de las personas? ¿Es posible que sea un requisito de arrendamiento permitido? Igualmente para quienes solo permiten personas casadas ¿No comprenden que la realidad de nuestra sociedad ha evolucionado? Sumado a que el matrimonio en la actualidad no está extendido a todos los sectores de la población.  Diría que esta es una de las peores discriminaciones.
Si tuviera un sueldo de 6 veces más el valor de un arriendo de $250.000 ¿buscaría arrendar?, definitivamente no, saque la cuenta…
Bonus track: ¿Por qué el valor del arriendo sube si estas cerca del metro o de una universidad? ¿El valor que pagas de  más asegura un pase liberado?, oportunismo puro.
Finalmente, me parece grosero que la gente vea con desdén el oficio al que te dedicas, es una bofetada a la dificilísima vida de quienes se dedican al arte; un nuevo obstáculo a quienes optan por una vida artística sumada a las innumerables vallas que debes enfrentar para que un puñado de personas pueda visualizarte, versus la masa que te discrimina por no ser apatronado.

De esta forma, el coraje, el cariño por tu profesión y la constancia son absorbidos por el valor del arriendo, provocando que muchas personas renuncien a sus proyectos en función de cumplir requisitos que me dejan estupefacta. Se inaugura así un espacio irrestricto a la soledad, el rechazo al arte y el trabajo asalariado como únicas vías de encontrar aceptación y una casa en la ciudad.

“Si quieres escribir en la sección Yo Opino envía tu columna a publimetro.cl@gmail.com con el asunto YO OPINO. Puedes tratar cualquier tema que sea de tu interés. Además del texto debes enviar una foto y descripción tuya. Y ojalá una cuenta de Twitter”
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo