Gary Gutierrez: Nobel 2013 de física al bosón de Higgs

Por Gary Gutierrez

En uno de los premios más esperados por la comunidad científica (y no tanto), al fin sucedió lo inevitable: se entregó el premio Nobel de física 2013 a uno de los descubrimientos más importantes de la historia, el bosón de Higgs, la pieza central de modelo estándar de física de partículas y que permite entender cómo está construido el mundo.

El premio Nobel de Física 2013 fue otorgado a Peter Higgs y Francois Englert “por el descubrimiento teórico de un mecanismo que contribuye a nuestro entendimiento del origen de la masa y las partículas subatómicas, y que recientemente fue confirmado a través del descubrimiento de la partícula fundamental predicha, por el proyecto ATLAS y CMS del colisionador de partículas CERN”.

El descubrimiento del bosón de Higgs se hizo en 1964. El premio nobel de física 2013 se entregó 49 años después, porque recién se pudo desarrollar la tecnología que permitiera corroborar su existencia.
El bosón de Higgs, en palabras simples, es la partícula elemental que permite entender cómo la energía liberada en el Big Bang pudo llegar a transformarse en materia, la cual forma todo lo que existe en el universo.

¿Cómo es que la energía del primer instante del Big Bang comenzó a formar materia?

La explicación es simplemente hermosa.

Imagina luz viajando por el universo recién formándose. No hay nada que la detenga, por lo que viajará eternamente en forma de luz, manteniendo su velocidad. Para que esto cambie y la luz pierda energía, y como consecuencia pierda velocidad, tiene que haber algo que la obligue a ello, y ese algo se llama Campo de Higgs. Formado por muchos bosones de Higgs, este campo energético puedes imaginarlo como una gelatina densa, en la cual todo lo que entra (dependiendo de su tamaño) tendrá mayor o menor contacto con él, y mientras más contacto, más pérdida de energía.

Es así que, por ejemplo, hay partículas tan pequeñas que la incidencia del campo de Higgs no las ralentiza (como los fotones, partículas elementales de luz), por lo que seguirán siendo luz siempre, pero hay otras partículas que poco a poco van perdiendo esa energía, y en la medida que lo hacen comienzan a tener masa. Estas partículas comienzan a formar materia, y después de miles de millones de años comenzaron a formar todo lo que existe en nuestro universo, incluso a nosotros.

Intentaré explicarlo nuevamente: todos nosotros somos partículas que en un momento viajamos a la velocidad de la luz por el universo, pero que gracias al campo de Higgs (formado por miles de millones de bosones de Higgs) hemos perdido tanta velocidad que hemos llegado a mantenernos estables como materia.

¿Qué tan bello es, conceptualmente hablando, que exista el bosón de Higgs? A mí me parece increíble. Imaginar que existe un campo en estos mismos momentos que nos rodea y que nos hace ser lo que somos es tan impactante como cierto. Lo mejor de todo es que, antes del 2012, nadie sabía si este bosón existía o no, por lo que, en esos momentos, existía la posibilidad de que no, y si hubiese sido así toda la física conocida hasta hoy tendría que haber sido replanteada. ¿Imaginas lo que fue para los científicos de ATLAS y CMS encontrarlo? La emoción de corroborar que todo lo construido en la historia estaba bien, que la humanidad estuvo en lo correcto, que nuestro intelecto permitió efectivamente dar paso tras paso para entender el universo y todo lo que lo compone…
Como lo dije anteriormente, simplemente hermoso.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo