Leonel Núñez: Competir y cooperar

"Si quieres escribir en la sección Yo Opino envía tu columna a publimetro.cl@gmail.com con el asunto YO OPINO. Puedes tratar cualquier tema que sea de tu interés. Además del texto debes enviar una foto y descripción tuya. Y ojalá una cuenta de Twitter".

Por Leonel Núñez

Es curiosa la tarea humana. Estamos en un ambiente comúnmente dado para nosotros, donde muchos se preocupan por hacer que todo funcione. Sin embargo estamos en continua competencia. Competimos con cualquiera o con lo que sea para lograr tener o llegar a eso que queremos. Nos han formado en esta condición de competencia. En el colegio abundan los rankings y en el jardín infantil las competencias están a la orden del día.

Se habla de competencia sana y de cómo esta competencia nos alienta a ser mejores o a lograr mejores y más cosas. Pero me parece que más que ayudar, la competencia nos deshumaniza y nos hace perder la característica más importante que podemos tener como humanos; la solidaridad y la cooperación.

La vida comúnmente nos pone en circunstancias de diversa índole, donde esperamos salir airosos y aprender. Y en esas circunstancias la experiencia va mostrando que la ayuda de otro, el apoyo de otro es vital. La gente que ha sido resiliente (concepto de la psicología bastante difundido hoy en día que podría definirse como la capacidad de sobreponernos a la adversidad con un aprendizaje significativo de ella) ha podido compartir que para que ésta se manifieste, la presencia de otro significativo, un tutor que apoya y que nos alienta, es sin duda más que necesaria, imprescindible.

Y ¿cómo hacemos para aceptar al otro si la mirada es de competencia? Simple, no se puede. Vivir, humanamente es aceptar al otro, es validar al otro como otro, distinto, diferente, que nos hace bien, precisamente por eso, por ser diferente. No podemos estar de acuerdo siempre, no se trata de que “aguante todo” para convivir. Se trata de aceptar que siendo diferentes podemos cooperar en nuestras existencias para tener una vida humana. La competencia nunca es sana, porque invalida y anula al otro, la cooperación y la convivencia es humana y nos lleva a la solidaridad y el amor. Estas ideas que para nada son nuevas ni mías, hay que promoverlas. Y ¿cómo? Con el más claro de los ejercicios, la practica personal. ¿Soy capaz de establecer relaciones cooperativas y no de competencia? ¿Soy capaz de darme cuenta de que la vida es mejor compartiendo que compitiendo? ¿Soy capaz de vivir solidariamente en el amor en vez del tener y el competir? Ya, claro, fácil no es, pero a veces es mas la inercia de lo cotidiano lo que impide el cambio.

Si lo logro o no, se verá de a poco, pero creo que en cada intento, aprendo un poco mas y, de verdad, me gusta lo que aprendo, aun cuando a veces duela.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo