Sandra Chaves: Malas-madre hechas y derechas por doquier

"Si quieres escribir en la sección Yo Opino envía tu columna a publimetro.cl@gmail.com con el asunto YO OPINO. Puedes tratar cualquier tema que sea de tu interés. Además del texto debes enviar una foto y descripción tuya. Y ojalá una cuenta de Twitter".

Por Sandra Chaves

La agenda noticiosa de estas últimas semanas me ha dejado impactada.

Las mujeres chilenas muchas veces cuando somos madres y seguimos trabajando, nos sentimos culpables y los hombres quizás ni lo sospechan…. mientras ellos son capaces de quedarse tranquilos con las decisiones que se toman dentro de la familia, las mujeres nos cuestionamos la elección de la sala-cuna, del jardín infantil, del currículum de las parvularias, de los profesores, si traumamos a nuestros niños cuando nos ven discutir con la pareja, si los presionamos mucho en los estudios o bien si los dejamos “ser” demasiado, si les estamos entregando las herramientas necesarias para la vida, cuando muchas veces no tenemos bien clara la película tampoco….y parece que nunca entendemos del todo cómo se hacen bien las cosas… nos sentimos mala madre si le damos comida chatarra, si les dejamos ver tele para poder tomar un café tranquila, si los abrigamos mucho en invierno o si aún no saben nadar porque nunca nos dimos realmente el tiempo de enseñarles…. Esas son las exigencias que nos hacemos mientras los días, los años, pasan… y si tenemos la dicha de verlos adultos e independientes, podemos evaluar la calidad del trabajo realizado.

Pero hay excepciones…de esas que dejan un gusto amargo, un dolor compartido. Para algunas mujeres, respetar los derechos fundamentales de sus hijos, no es una prioridad. Velar por el bienestar físico y sicológico son cosas que no entienden.

Días atrás vimos la indignación de Marisela Santibáñez con la sin verguenza que mentía sobre la salud de su hija. Las crueles palabras de quien cayó en su propia trampa nos dejaron a muchas, heladas hasta los huesos.

Más grave aún el caso de las niñas Orellana. Ahí, podemos cuestionar la calidad de los juicios en nuestro país. Al parecer, la misma justicia en diferentes instancias, es capaz de sentenciar 60 años de cárcel o la libertad. Exámenes sicológicos muy vagos, donde las niñas son guiadas en sus respuestas, lo cual no corresponde.

Me pregunto si habrán investigado a los amigos, los cercanos o quizás posibles parejas de la ex-sra.Orellana para ahondar este caso y descartar completamente los abusos que supuestamente podrían haber ocurrido.

Me hizo recordar el caso de los niños Rojas, horrible relato de una mujer celópata capaz de asesinar a sus hijos para llamar la atención de su macho.

Mujeres despechadas que olvidaron que son madres y que seguramente por venganza, son capaces de lo peor, mujeres muy inteligentes, que saben atacar al hombre donde más le duele…sus hijos. La realidad supera totalmente la ficción en estas historias. ¿Lograrán algun día dimensionar el daño que han hecho? ¿Será cierta la teoría que afirma que no hay nada más falso que el instinto materno? Quiero convencerme que son hechos aislados, que estos niños se sentirán queridos y protegidos en algun momento, que podrán dormir tranquilos y disfrutar sus días, que gozarán del verano y las vacaciones como mis hijos, quiero pedirles perdón, como adulta, por toda la maldad que a tan corta edad ya conocen…

“Si quieres escribir en la sección Yo Opino envía tu columna a publimetro.cl@gmail.com con el asunto YO OPINO. Puedes tratar cualquier tema que sea de tu interés. Además del texto debes enviar una foto y descripción tuya. Y ojalá una cuenta de Twitter”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo