Rihanna expulsada de una mezquita por polémica sesión de fotos

Por

 

La actriz Renata Bravo se indignó este domingo al ver que en TVN estaba repitiendo sus rutinas humorísticas del tiempo en que era parte del canal público, manifestando todo su enojo en Twitter.

"Que increible q @TVN siga después de 15 años lucrando con mi trabajo. Paguen las repeticiones!!!!", escribió la actriz en la red social evidentemente molesta.

Actualmente Renata Bravo tiene contrato con Canal 13 y es parte del programa "AR Prime", pero TVN sigue trasmitiendo sus rutinas.

Bravo, como muchos actores, está exigiendo el pago por parte de los canales por cada vez que sean repetidas teleseries o apariciones de ellos en pantalla, lucha que está dando el sindicato de actores hace bastante tiempo.

 

 

 

" class="gi" />
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • © AFP ImageForum. Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • Rihanna vuelve a probocar con sus imágenes. Ahora la cantante fue expulsada de una Mezquita en Abu Dabi, luego de realizar una sesión de fotos las que subió a su cuenta de Instagram.

    Las fotografías fueron consideradas como “inapropiadas”. En las imágenes, adopta poses sugerentes, recostada sobre el borde de un estanque o en cuclillas, con los brazos sobre el pecho. Los guardianes del templo consideraron “inapropiadas” las poses de la cantante de Barbados y le pidieron que abandonara la mezquita.

    En un comunicado publicado en su web, la dirección de la Mezquita Sheikh Zayed afirma que “la cantante efectuó  una visita privada, sin darse a conocer y sin coordinación previa con la administración”.

    “Se le pidió que se marchase antes de entrar en la propia mezquita, después de que tomase fotografías que no se corresponden al estatus sagrado” de la mezquita, explica el comunicado.

    Asimismo, asegura que la dirección de la mezquita actuaría para asegurarse de que los visitantes “no tomen fotos inapropiadas ni se sienten de un modo irrespetuoso”, según recoge ElMundo.es

    Contenido Patrocinado