Top 5: los mejores juegos de disparos de este año

Por Raimundo Estela

Los juegos de disparos en primera persona (o FPS por su sigla en inglés) se transformaron en un emblema de esta generación, siendo uno de los estilos que tuvo la mayor cantidad de títulos dela mano de algunas de las franquicias más celebradas, sean nuevas o revividas. El 2013 tuvo grandes exponentes en el género y es quizás un buen punto de referencia para saber si es que la tendencia de este estilo seguirá con el PS4 y Xbox One.

Metro: Last Light
 
Siguiendo el universo basado en las novelas de Dmitry Glukhovsky, “Metro: Last Light” es la secuela de “Metro 2033” y que sigue el estilo de suspenso y terror mezclado con acción y una ambientación post apocaliptica que añaden toques de tensión en el juego.
El título de los desarrolladores ukranianos 4A Games logra tomar varios elementos del título anterior y mejorarlos, incluyendo nuevos giros argumentales, grandes escenas de acción y una historia que no se vuelve aburrida y que añade y añade elementos únicos que si bien son raros, resultan naturales en la narrativa clásica de la saga de juegos y novelas.

Crysis 3
 
Uno de los títulos con mejor gráfica de esta generación, si es que no el mejor, “Crysis 3” vuelve a tomar los elementos que hicieron popular al primer título de la saga: un FPS con un ambiente abierto y no lineal y que pone al jugador en un futuro distópico, en la ciudad de Nueva York invadida por un bosque artificial protegida por un domo.
En esta versión, el nuevo protagonista conocido como “El profeta” se infiltra en los Nanodomos para descubrir el verdadero motivo por el cual están construyendo estas ciudades encapsuladas.
El jugador tiene una completa libertad de ir donde quiera, a diferencia de otros juegos de disparos que usan un sistema lineal, todo asistido por el “Nanotraje”, una exoesqueleto que potencia todas las habilidades, como la velocidad, fuerza y resistencia. El estilo libre del título permite que sea quien controla el que decide si prefiere un estilo agresivo para infiltrarse o si prefiere hacerlo escondido y sin ser descubierto.

FarCry 3: Blood Dragon
 
Si bien no es un juego como tal, si no una expansión independiente del juego de 2012 “FarCry 3”, “FarCry 3: Blood Dragon” logró hacer lo que muchos juegos han tratado pero no han logrado: ser una parodia de sí mismo y entretener.
El título toma el mismo motor gráfico y sistema del “FarCry 3” original pero cambia la historia, que deja de lado el tono serio y pone de protagonista a Rex, un ciber comando con un ojo cyborg en un año 2007 post apocalíptico y ficticio, donde el jugador debe conseguir a la chica, matar a los malos y salvar el mundo, en un homenaje a las películas de los 80 como “Mad Max”, “Escape from New York” y “Evil Dead”.
Si bien el nivel del juego no ofrece más de lo que se ha visto, el nivel de entretenimiento que dan las armas exageradamente poderosas y las grandes explosiones nos muestran todo lo que un videojuego debería aspirar a ser.

Battlefield 4
 
El juego más esperado de la compañía sueca DICE, “Battlefield 4”, logró derribar las barreras de los juicios sobre los videos promocionales y demostrar que un juego si puede entregar lo mostrado en los comerciales y adelantos.
“Battlefield” se siente bastante similar a lo que fue la tercera entrega, pero es la historia y el estilo gráfico los que crean un ambiente completamente nuevo. El título toma lugar seis años después de su predecesor, en un ambiente de tensión entre Rusia y Estados Unidos al borde de entrar en guerra el 2020, donde el único factor que les impide empezar el conflicto bélico es China, quien se mantiene neutral, pero el Admiral Chang desea efectuar un golpe de estado y darle su apoyo a Rusia, comenzando una nueva guerra, por lo que depende del jugador prevenir que esto suceda.
Además de entregar una gran historia, el multijugador de Battlefield se mantiene igual de potente que los anteriores, incluyendo además de los nuevos eventos “Levolución”, donde dependiendo de las acciones de los jugadores pueden cambiar el mapa, desde destruir muros hasta botar grandes rascacielos.

Bioshock: Infinite

Uno de los contendientes para ganar el premio de juego del año, “Bioshock: Infinite”, es el mejor ejemplo de cómo se puede innovar dentro de un género que ya ha visto absolutamente de todo y donde las empresas prefieren mantenerse en las formulas establecidas y no innovar.
“Bioshock: Infinite” es la tercera entrega dentro de la saga Bioshock, la cual presenta distintas supuestas utopías convertidas en distopias ambientadas en un Estados Unidos post gran depresión y que goza de una tecnología que no corresponde a la época. Si en la primera y segunda entrega la aventura se vivió bajo del mar, esta vez el supuesto “mundo perfecto” toma lugar en las nubes.
Lo que hace a “Bioshock: Infinite” uno de los mejores juegos del año es cómo se atreve a utilizar elementos que el resto no se atrevió. No solo tiene partes de juegos de rol, sino que se adentra dentro del género fantástico con magia y poderes psíquicos, elementos que no se notan raros dentro del contexto del juego y que se mezclan bien con las armas regulares que el jugador puede usar para derrotar a los enemigos que se encontrará en este corrupto mundo.
Con un estilo gráfico particular, una historia atrapante y un giro argumental sorpresivo al final, “Bioshock” se transformó en el mejor juego de disparos  y probablemente juego del año en general.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo