Columna de Copano: "Vota por ti"

Por Nicolás Copano

Este domingo es una nueva elección. La primera de Presidente con voto voluntario.

Yo estoy seguro de que a ti no te gusta que te manipulen. Pero ciertos políticos siempre tienen magia y encontrarán el truco para hacerlo. La mayoría es parte de un grupo que está muy feliz y cómodo con cómo estamos, y hasta se entiende: están más cerca de la muerte que muchos de nosotros. Nosotros tenemos más futuro que pasado.

Como uno no vive del Estado, ni tampoco de un grupito de poder, tiene que trabajar. Así somos la mayoría de los chilenos. Esa es la garantía de nuestra independencia y de poder mirar esto sin compromisos. Por eso siento la responsabilidad de contarles esto: si la asistencia es baja, el argumento será “es que a los chilenos no les importa”, cuestión que desencadenará una siniestra cadena donde los periodistas van a contribuir, los centros de estudios se van a alinear, y por supuesto el único beneficiado será el poder económico que no se sentirá ni un ápice cuestionado. Es que “a los chilenos les gusta pasarlo bien” será el mantra. Y volveremos a la estupidez noventera.

Por eso ésta es la encuesta clave sobre nuestra preocupación de hacia dónde va Chile. Si estamos dispuestos a seguir siendo un número o tendremos un país de verdad.

Si no se sienten los cambios en los primeros seis meses al Presidente se le van a venir las cosas difíciles. 

Seamos francos: hay mucho descontento. El discurso de Roxana Miranda es sólo la punta del iceberg del enojo. Acá hay una cadena de personas que se siente marginada no sólo de la posibilidad de tener, sino de la dignidad. Una cosa que debería estar garantizada, pero olvidamos en nuestro día a día.

La obligación es evidente: cambio a la Constitución, con el final que se debe al terrible sistema binominal que pone en peligro nuestra institucionalidad. La notoria obligación del Estado a la gratuitdad en la educación, que como ya nos dimos cuenta no es un sueño de parque de diversiones: es lo que se hace en los países de verdad. Todo esto y una regulación a un far west económico que hasta perjudica a los empresarios. Para ese lado parece ser que hay cierto consenso.

Y también vienen tiempos de gestos. La dictadura cultural ha sido derrotada por nosotros. ¿Se pondrá al día la clase dirigente o seguirán viviendo su guerra fría? 

La campaña del terror y las amenazas sin sentido de la derecha ya no tienen ningún control. Cuando dicen “se van a ir los inversionistas” ya es la parodia más egoísta de todos los tiempos. ¿Qué es este país?, ¿un cajero automático?

Yo tengo claro mi voto y en esta pasada no va ni por Bachelet ni por Matthei. Será un voto de premio a una campaña que se ha construido con solidez en el tiempo. Pero eso es mi voto, es un único voto, y puede ser contrarrestado con el tuyo. Por eso te voy a hacer un pedido de corazón: no seas tonto. Anda a la urna. Anda si no estás de acuerdo con esta columna y crees que Chile debe seguir siendo un centro comercial. Anda si estás de acuerdo. Anda si me encuentras tibio o amarillo. Pero por favor, no te quedes este domingo en tu casa. Participa. Anda por ti.

Si nosotros no somos capaces de hacer esa línea, el Chile que deseamos tener y en que queremos participar será invisibilizado. Este es un llamado a los que quieran hacer éste un país mejor, y no les quieran hacer fácil la cosa a los que quieren volver fácil todo. 

De tu voto depende el susto y responsabilidad que le debemos dar a la autoridad esta temporada.

Vota por Chile. Vota por ti.

 
Las opiniones expresadas aquí No son responsabilidad de publimetro
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo