Justin Bieber en Chile: Fervor, fanatismo e histeria en el Nacional

50 mil fanáticas repletaron el coliseo ñuñoíno, lugar donde se vivieron escenas de profunda emoción, desmayos y algarabía.

Por

Fervor, fanatismo e histeria. Así se puede resumir la noche de reencuentro del ídolo adolescente Justin Bieber con sus “beliebers” chilenas.

Ya a las 19 horas el aforo dispuesto para su show – 50 mil personas- colmaban el Estadio Nacional donde primaba el color morado y claramente la juventud de los asistentes cuya edad promediaba los 15 años.

Después de tener que suspender su tercer show en Argentina, el cantante saltó a escena completamente recuperado, abriendo los fuegos de su esperado concierto con “All around the world”, provocando la algarabía de sus fanáticas y con un “Gracias Chile” el canadiense comenzó la fiesta.

Gracias a la pasarela que forma parte del escenario, en cantante aprovechó de moverse más cerca de sus beliebers, acompañado de seis bailarines. “Chile, que pasa”, fueron las primeras palabras del astro juvenil, agregando “esta será una gran noche… un gran show”, provocando ensordecedores gritos.

Haciendo gala de su buen estado físico, aprovechó de hacer unas flexiones antes de cantar su tercer tema “Catching feeling”.
Contando ya con tres discos a su haber, a diferencia de cuando vino en 2011, ahora el ídolo puede darse el lujo de hacer mix de sus propios hits. Así fue como dio paso al mix con “One time”, “Eenie Meenie” y “Somebody to love”-

Mostrando imágenes de su vida y los éxitos alcanzados a nivel mundial, Bieber deleitó a sus fanáticas, para dar paso a la segunda fase de su presentación con cambio del vestuario incluido, luciendo pantalones negros, zapatillas y una sudadera roja para interpretar “Love me like you do”.

Con “She don’t like the lights”, “Die in You arms” y “Out of town girl” convirtió el Nacional en un verdadero karaoke. Con movimientos y acordes de sus temas, el canadiense deja ver que una de sus grandes influencias es el fallecido Rey del Pop, Michael Jackson.

Luego de transcurrir casi una hora de show, fue el momento acústico de la noche. Acompañado de su guitarra y 50 mil voces en los coros, Bieber interpretó “Fall” instante en que sus fanáticas soltaron cientos de globos de colores al viento. También interpretó “Be Alright”, cerrando esta etapa con “Never say never”, dejando de manifiesto que su talento vocal es real.

Tras “Beauty and a beat”, Justin hizo gala de sus dotes como baterista, tal como lo hizo en su primera presentación en Chile.
Luego fue el turno de “One less lonely girl”, instante en que una afortunada fanática subió al escenario para recibir un ramo de flores y abrazos del canadiense, provocando la histeria de las beliebers.

Para “As long as you love me”, el astro adolescente apareció sin polera sobre el escenario, mostrando su trabajado cuerpo además de los tatuajes que cubren parte de sus brazos.

El esperado show de Bieber terminó con “Believe”, la que se vio empañada ya que mientras cantaba el tema, cerca de un centenar de adolescentes lograron traspasar las barreras de contención de tribuna entrando a cancha, generando una gran batahola entre guardias, fanáticas y carabineros, lo que finalmente logró ser controlado.

Tras el incidente menor del cual ni el propio Justin se percató, la noche terminó con “Boyfriend” y su clásico “Baby” bajo una lluvia de fuegos artificiales.

Una noche redonda en lo artístico, en que el astro de la música pop demostró tener un show de alta factura, de calidad a toda prueba, dejando complemente de lado al niño que vino en 2011 y dejando en claro que para suerte de sus fanáticas, aún le queda mucho por entregar.

Por: Andrea Herrera R. / Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo