Lana del Rey y su angelical debut en nuestro país "Indie Fun Fest"

Por

 

La actriz y pareja de Daniel Alcaíno, Berla Lasala visitó el matinal de TVN para hablar de su vida y su relación con el actor que da vida al famoso Yerko Puchento.

La actual actiz de "Soltera Otra Vez" se confesó con Julián Elfenbein y Claudia Conserva y admitió que las rutinas de Yerko Puchento a veces la incomodan.

"Sufro con el personaje, igual me rio a ratos, pero no dejo de estar tensa", reveló Lasala y agregó "siempre pienso que lo van a echar".

"A veces me da vergüenza ajena con las cosas que dice, chistes que yo encuentro fuertes. A mí me da un poco de pudor", aseguró.

Además la actriz contó que tuvo cáncer a la tiroides, pero que afortunadamente pudo combatirlo debido a que fue detectado a tiempo. "Padecí la enfermedad, pero estoy de alta, me operé inmediatamente", contó.

" class="gi" />
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • . Imagen Por:
  • Aunque a las 17 horas se había iniciado el Indie Fun Fest con los shows de Palma Violets, Mala Rodríguez y Travis, fue pasadas las 10 de la noche que se presentó en el Movistar Arena la más esperada de sus figuras: Lana del Rey, en su aguardado debut en Chile.

    La cantante apareció de vestido blanco e interpretando sus temas “Body Electric”, “Blue Jeans”, “Born to die” y “Carmen”. Y el fervor fue tal que los gritos no tuvieron nada que envidiarles a los que unos kilómetros más al oriente protagonizaban los fans de Justin Bieber.

    Con su estilo “baby doll” y sus andares de Lolita, Lana del Rey sedujo esta noche a centenares de chilenos susurrando al micrófono: “My pussy tastes like Pepsi Cola” (Mi ‘coño’ sabe a Pepsi-Cola), la primera frase de su tema “Cola”.

    Aunque enmudecidos por los graves y agudos de la voz de la cantante, el público disfrutó de éxitos como “Young and beautiful” en el concierto que dio la noche de este martes en el Movistar Arena de Santiago.

    Una falda, botas y la icónica diadema de flores son el obligado uniforme para un concierto de Lana del Rey. Por eso, los seguidores chilenos de esta artista salida, como dicen sus canciones, “del lado más oscuro del sueño americano” han sacado a relucir sus más floridas aureolas.

    Flores en el público, en los fondos de las pantallas y hasta en el pelo de las dos violinistas, pero ella lucía un lazo morado.

    Lana del Rey nació en Nueva York con el nombre de Elizabeth Woolridge Grant, pero poco ha quedado de la tímida Lizzy Grant sobre el escenario.

    Cada pisada de Lana del Rey irradia seguridad, y quizá es más fácil moverse frente a cientos de personas cuando 8 millones de discos vendidos, un premio MTV a la artista revelación y un Brit a mejor artista internacional avalan la calidad de los gorgoritos que entona.

    La aterciopelada voz de Lana del Rey transportó al público a un cementerio gótico con “Body Electric” una melodía apagada que cuidadosamente combinó con un fondo a base de crucifijos y su inmaculado vestido blanco.

    Su éxito “Without you”, uno de los más esperados por sus fans, finalizó con una pequeña versión de “Knocking on heaven’s door”, del cantautor Bob Dylan.

    Muy cercana al público e intentando hablar español, la joven de 27 años se decidió a deleitar a su público con “Ride”, canción que estuvo acompañada de una proyección del videoclip.

    Entre su repertorio no podían faltar su melancólica oda a los vaqueros azules, sin duda una de las más escuchadas de su último disco “Born to die”, o “Carmen”, una de sus favoritas, durante la cual bajó del escenario para besar y abrazar a los fans.

    La actuación de Lana del Rey cerraba el Indie Fun Fest, en el que también participó la mítica banda de Glasgow “Travis”, que aunque menos conocidos en la capital chilena que la elegante neoyorquina, se ganaron el corazón del público regalando momentos inolvidables como el coro de silbidos de “Reminder”.

    Francis Healy, Andy Dunlop, Dougie Payney y Neil Primrose se desprendieron de sus instrumentos electrónicos para dejar que una sola guitarra llorara “Flowers in the window”, tema durante la cual el líder cedió el mástil de la guitarra a Payney y las cuerdas a Dunlop para dar palmas con el público.

    Los seguidores de ambos artistas les regalaron una bandera chilena sellada con el emblema de cada banda, y Francis Healy, el cantante de Travis, como buen escocés, prometió hacerse un kilt (la falda escocesa).

    Lana del Rey, por su parte, no necesitaba nada para recordar a sus fans chilenos y por eso se despidió aconsejándoles que no se olviden de esa noche porque ella “nunca lo hará”.  

    EFE / Publimetro

    Contenido Patrocinado