Columna de Juan Manuel Astorga: "Una certeza, muchas dudas"

Por Juan Manuel Astorga: Conductor y Editor de Radio Duna

Aunque suene a paradoja, lo único que parece no generar misterio alguno en estas elecciones presidenciales es su resultado. Nadie se atrevería a apostar que Michelle Bachelet no obtendrá el triunfo en estos comicios. Sin embargo, todo el resto del proceso está plagado de incertidumbres. Una de las que divide al espectro político se refiere a si la ex Presidenta ganará o no en primera vuelta.

Incluso dentro de la Alianza por Chile hay quienes comentan en privado que se han formado la idea de que Bachelet triunfará con más del 50 por ciento de los votos este domingo. Otros, en cambio, incluso en el pacto Nueva Mayoría, al que pertenece la candidata, estiman que la inédita cantidad de postulantes en la papeleta podría diluir la votación y que, por lo mismo, Bachelet no logre superar el umbral que le permita un triunfo el fin de semana.

Al margen de ese resultado, hay varias otras interrogantes. Nadie se aventura con cifras a la hora de decir cuánto obtendrá Evelyn Matthei. No se sabe si podrá mantener el piso histórico que ha conseguido la centroderecha en las presidenciales (sin contar el resultado que le dio el triunfo a Piñera), o si quedará más abajo. De hecho, aunque lejano, podría presentarse el inédito escenario de que la ex ministra del Trabajo no salga segunda, sino tercera. Imaginemos esto: si Bachelet gana en primera vuelta, Matthei obtiene un porcentaje inferior al 20 por ciento y si, además, la Alianza reduce significativamente su cantidad de parlamentarios, sería una debacle para el sector. Esa combinación de factores despeñaría al actual pacto de Gobierno y lo confinaría a un recorrido oscuro y doloroso para reorganizarse.

Otro misterio se relaciona con el tercer lugar. De darse la lógica de Bachelet y Matthei en los primeros dos puestos de preferencias, ¿quién quedará tercero? ¿Logrará Marco Enríquez-Ominami reeditar una porción significativa del 20 por ciento que obtuvo en las pasadas elecciones? Por el contrario, ¿lo superará el independiente Franco Parisi? ¿Y cuánto apoyo conseguirá finalmente Marcel Claude? Adicional a esas incógnitas, vale preguntarse quién será el can- didato menos votado y si su nivel de respaldo será inferior al que obtuvo Arturo Frei Bolívar, el candidato con menos adhesión desde el retorno a la democracia.

En las parlamentarias, también abundas las dudas. Hay estimaciones dispares sobre la cantidad de doblajes que obtendrá la Nueva Mayoría en este proceso. Algunos apuestan de dos a tres en el Senado y de tres a nueve en la Cámara Baja, aunque los independientes podrían dar una sorpresa.

Considerando que ésta será la primera elección presidencial con inscripción automática y votación voluntaria, tampoco hay certeza sobre cuántos chilenos participarán del proceso. Con una candidata que parece correr sola, el desincentivo de concurrir a sufragar puede ser alto. Esa eventual falta de estímulo podría generar que el electorado que tradicionalmente vota por la centro derecha se quede en casa y que no sólo perjudique a Matthei sino que, de paso, afecte la votación parlamentaria del sector.

La elección de los consejeros regionales, los cores, también son un enigma. ¿Ganarán los apellidos más conocidos o los electores votarán por el pacto al que pertenezcan? Ante la casi nula información proporcionada sobre el rol y relevancia de estos funcionarios, no sería raro que nos encontremos con una alta tasa de votación en blanco en estas papeletas.

Un apunte más: si Bachelet gana el domingo y dado que por primera vez desde 1990 las elecciones se efectuarán en noviembre, se podría presentar el inédito escenario de un Presidente gobernando durante casi cuatro meses con un mandatario electo y esperando para asumir. En noviembre, entre otras cosas, se discute la ley de presupuesto y el triunfador o triunfadora podría desde temprano ejercer presión para que los recursos que se aprueben para el próximo año sean acorde a lo que pretende utilizar. Eso nunca antes ha ocurrido en Chile.

Como vemos, más dudas que certezas en una elección con escenarios desconocidos que hacen de éste, un proceso completamente atípico.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo