Obispo paga la fianza de sacerdote acusado de pedofilia y genera polémica en Argentina

Por AFP

El obispo de la ciudad   argentina   de Goya (710 km al norte de Buenos Aires), Ricardo Faifer, pagó la fianza de un sacerdote de su diócesis encarcelado por presunta pedofilia, admitió el prelado este lunes.

“Me llevó a ayudarlo el hecho de que pueda esperar con serenidad estos días y se prepare para el juicio, no significa prejuzgar, al no existir sentencia se predispone de otra manera”, justificó el religioso en declaraciones a la radio LT7 de Corrientes.

El sacerdote Domingo Pacheco, de 45 años, estaba encarcelado desde 2011 a la espera de ser juzgado por presunta violación en reiteradas ocasiones contra un niño de 15 años en 2005 cuando estaba a cargo de una capilla en la provincia de Corrientes (noreste).

“Lo hice como un acto de amor al prójimo en ayuda a un hermano porque me preguntaron si era posible pagar una caución y pusimos el título de propiedad de una camioneta, ya que el obispado no tiene esa suma de dinero. Con eso alcanzó sin necesitad de hacer ningún depósito”, dijo Faifer a medios locales sobre la caución de 50.000 pesos (unos 8.300 dólares).

Tras el trámite el sacerdote acusado podrá esperar en libertad el juicio que comenzará el 9 de diciembre en Goya.

La supuesta víctima, Osvaldo Ramírez, ahora de 23 años, afirmó que envió una carta al papa Francisco para pedirle “que interceda porque desde que está libre tengo miedo”, según dijo al canal de televisión C5N.

“Nunca recibí ninguna ayuda del obispado de Goya, ningún apoyo, ningún acompañamiento cuando acudí”, dijo Ramírez quien junto a su hermano integraba el coro de la iglesia a cargo del acusado.

“Es un acto indignante, el papa Francisco echó a los pedófilos de la Iglesia y aquí en Corrientes los cuidan”, dijo Ramírez.

Un caso resonante en Argentina fue el del sacerdote Julio César Grassi, de 57 años, quien gozó de libertad provisional desde 2009 luego de ser condenado en tres instancias por abuso sexual agravado contra menores, y recién fue detenido en septiembre pasado para que cumpla una condena de 15 años de prisión dictada hace cuatro años.

Durante todo el proceso que terminó con la condena de Grassi, el hoy papa Francisco fue el Arzobispo de Buenos Aires.

La Iglesia argentina reaccionó al respecto recién en septiembre cuando se le prohibió ejercer el ministerio y el caso fue remitido al Vaticano para investigación.

Desde el principio de su pontificado, en marzo, el papa se ha comprometido a luchar contra la pederastia.

Desde inicios de los años 2000, la Iglesia Católica se ha visto sacudida por las revelaciones de miles de víctimas de abusos sexuales cometidos hace décadas por sacerdotes católicos de todo el mundo, principalmente en Estados Unidos e Irlanda.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo