Columna de Katherine Urrutia: Chile concesionado

Por Katherine Urrutia

Hoy me quiero tomar este espacio para  -desde la emoción de indignación con piscas de rabia- analizar las concesiones que entregan las autoridades. La mayoría sabe que estudio psicología y mi casa de estudios queda en el barrio universitario, donde dejo mi auto estacionado en una de las calles cercanas.

El lunes llenaron de letreros que se parquearía el estacionamiento, desde el martes y el valor seria de 390 cada 20 minutos. Si sacamos la cuenta de una persona que estudia de lunes a viernes por 3 ó 4 horas por jornada, esto da un total de:

·      – 1.170 por hora

·      – 3.510 por 3 horas o un día de estudio

·      – 17.550 semanal

·      Y 70.200 mensual, por parte baja y con pocas horas de estudios.

La pregunta es ¿el municipio piensa en la clase media que estudia o trabaja aquí? Pagar más de 70.000 al mes, no es fácil para nuestros bolsillos. Antes pagaba 1.000 aunque pasara todo el día y de verdad que muchas veces me quedaba media justa de plata.

No averigüé cuál es la empresa que se adjudico la concesión de las calles del barrio universitario o los criterios que el municipio le otorga para aquello.

Hoy pagamos por todo estacionarnos, estar horas en tacos, el agua y tantas otras cosas que se adjudican empresas que cobran sin ni siquiera mejorar las condiciones de los usuarios.

Mi análisis es desde el sentido común. Los estudiantes no siempre generan dinero para pagar y si la idea es incentivar el uso del transporte público, este por lo menos, tendría que ser bueno, con recorridos regulares, seguros y dignos ya que por mucho tiempo usé este medio para llegar a la universidad y en ocasiones me fui colgando literalmente, pese a que se decía que los nuevos buses no podían transitar con puertas abiertas y con el poco recorrido, llegaba tarde a clases, perdiéndome la primeras horas.

¿Será por estas cosas que más del 50% de nuestra población no quiere ir a votar?

En un simple análisis basado en la lógica de predicción humana, sumando conocimientos de psicología comunitaria, podría explicar que NOS SENTIMOS EMPODERADOS DE NUESTRO PAÍS, ya que, el que no se siente dueño de casa, no hace ni el mínimo arreglo en ella. Es difícil empoderarnos al ver que otros son los dueños de todo.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo