Columna del sacerdote Hugo Tagle: "Si no hubiera Navidad ¡Habría que inventarla!"

Por Padre Hugo Tagle / Capellán UC

¡Qué bonita es la Navidad! Pocas fiestas despiertan tanto lo más noble de nuestros corazones.  Navidad coloca al centro muchos de nuestros grandes tesoros: el regalo de la vida, la generosidad del amor familiar,  el valor de tener hogar, la riqueza de la buena amistad. Y es paradójico que como gran símbolo tengamos un sencillo pesebre y, en él, un niño envuelto en pañales ¡Cuánto afán por buscar un buen regalo para  los que se quieren! ¡Cuánto trabajo para celebrar con una buena cena familiar! No deje pasar esta Navidad sin manifestarle su cariño a sus seres queridos. Y, más que un signo externo, el compartir los regalos que nos trae esta fiesta: vida, personas, cariño, amistades, lazos, vínculos. Por eso, “si no hubiera Navidad, ¡habría que inventarla!”. Navidad acentúa el compartir más que el atesorar. Cuando regalamos decimos con un gesto: “¡Cómo tú  me has regalado mucho, quiero que esté “presente”, este “engañito”, sea una forma de compartir mi agradecimiento!

¡No nos regalamos mucho, por lo que ¡adelante! Pero más que el precio, que sea el cariño que colocamos en él lo importante. 

Y es tiempo de caridad. Impresiona la enorme cantidad de iniciativas generosas que surgen en parroquias, colegios, capillas: desde las “Cajas de Navidad”, la Navidad en la calle, “Una Navidad Diferente”, “Regalos con Sentido”, etc. Y hay que sumar a esto las muchas otras formas de generosidad sencillas y espontáneas para celebrar Navidad con otros.

 ¡Es muy difícil celebrar Navidad sólo pensando en uno y su círculo más cercano! El Papa Francisco lo expresa bellamente: “María es la que sabe transformar una cueva de animales en la casa de Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura”. La ternura de Ella hizo que esa cueva hedionda se transformara en hogar. Eso significa “dar es más que regalar”.

Puede ser que usted no sea creyente. Igual vale la pregunta, ante el pesebre que nos reúne: ¿Qué significa que Dios haya venido al mundo? ¿Qué significa, para muchos, el hecho que se llame Jesús y que haya nacido en la miseria de Belén?

Un niño no asusta a nadie, no manifiesta ni poder ni ambición y despierta en nosotros el anhelo de acercarse, cuidar y proteger. Navidad conmueve y nos invita a mirar en nuestro interior y preguntarnos por el sentido de nuestra vida. Que Jesús nacido en Belén los bendiga y acompañe. Que María Santísima, que nos trae al dador de la vida, los acompañe en este tiempo navideño ¡Feliz Navidad!

 

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo