Consejos de seguridad para tu auto en estas vacaciones

El revisar los neumáticos, el estado del motor y el sistema de frenos son algunos de los consejos para tomar en cuenta antes de disfrutar de un viaje en familia

Por

Enero y febrero se caracterizan por ser los meses en los cuales los chilenos más salen de vacaciones. Viajes a la playa, campo o a la montaña podrían ser algunos de los destinos a elegir para ir acompañado de amigos o familiares. Siempre es bueno salir de vacaciones y es mejor si se evitan peligros, es por eso que el Tacómetro elaboró esta lista de consejos para que tus vacaciones sean lo mejor posible en cuanto a seguridad y cuidado del vehículo.

Pastillas de freno: Estas se deberían reemplazar cada 20.000 Km. y en lo posible ser revisadas cada 10.000 Km. Por lo general, se perciben las primeras anomalías cuando al frenar se produce un ruido leve y que es más fuerte a medida que pasa el tiempo.
Líquido de freno: La mayoría de los vehículos modernos tienen un sensor de nivel que se enciende con una luz de advertencia en el tablero del auto. Esto significa que debe ser revisado. El hecho de que falte este líquido no dejará que el vehículo frene, por lo cual es muy importante revisar el nivel de este y cambiarlo cada dos años o cada 30.000 Km.
Neumáticos: Unos neumáticos de calidad y en buen estado garantizan un buen agarre en las autopistas y generan mayor seguridad al vehículo. Antes de realizar cualquier viaje, es necesario revisar la presión en cada uno de estos y asegurarse de que no presente ningun daño en sus flancos y banda de rodado. Es muy importante tener en cuenta que los neumáticos tiene fecha de vencimiento aproximadamente unos seis años, dependiendo del fabricante. Recuerde llevar la llanta de repuesto en buen estado.
Tubos de escape: Es bueno revisarlos una vez al año, con este se puede saber si no ha sido dañado por golpes o por corrosión. Fugas cercanas al motor podrían ingresar al interior del automóvil y producirle problemas a la salud. Si existen cambios en el ruido que emite el motor al acelerar, hay que tomarle atención.
Refrigeración: Lo primero es revisar el nivel del refrigerante en donde se encuentra el compartimiento del motor para asegurarse de que esté al nivel suficiente que indica el recipiente. Fijarse si posee alguna fuga o filtraciñon, inspeccionando mangueras, radiador, cañerías y todos los elementos que se encuentren a la vista. En caso de que falte el líquido refrigerante se debe agregar y en caso de no tener este use agua destilada. Jamás debe agregarle agua a la llave, ya que esta causa daños al motor.
Batería: La gran mayoría tiene una vida útil entre un año y medio y dos años. Como recomendación, revise que las conexiones se encuentren limpias y aseguradas. La batería debe estar firme en su posición.
Luces: Encenderlas por completo, verificar si funcionan correctamente. Poner atención a las de freno y a las de viraje. Los focos principales deben ser chequeado tanto las luces altas como las bajas y fijarse en que estén alineadas para no molestar a otros conductores. Tomar en cuenta las luces del tablero o maletero.
Combustible: Llenar el estanque es lo recomendado, pero es importante que sea con el tipo de octanaje indicado por el fabricante. Revisar el filtro de combustible, ya que con este se asegurar de que no ingrese contaminación a los componentes y para que la combustión sea eficiente.
Amortiguadores: Lo recomendable es revisarlos cada 10.000 Km. en los servicios técnicos de la marca. En estas pruebas se podrá percatar de que sus extremos estén debidamente sujetos y de que sus bujes de goma no presenten daños. Asimismo, podrá revisar si existen posibles pérdidas de líquido, que son la principal señal de pérdida por los sellos interiores, lo que significará que el automóvil pierda eficiencia, tenderá a oscilar frente a un desnivel en el camino y finalmente sentirá un zapateo en alguna de las ruedas. Esto significa que el amortiguador no está funcionando, lo que dañará a sus neumáticos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo