Canal de Panamá amenaza con paralización por ampliación de obras

Por EFE

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio a cargo de la ampliación de la vía, que lidera la española Sacyr, acordaron hoy negociar un aporte extraordinario de fondos para evitar la detención de las obras, en lo que fue el primer resultado de un esfuerzo de mediación de España y Panamá.

Tras un encuentro con la ministra española de Fomento, Ana Pastor, el titular de la ACP, Jorge Quijano, informó este lunes que ese ente autónomo del Estado panameño y el Grupo Unidos por el Canal (GUPC) iniciarán mañana negociaciones a puerta cerrada a fin de intentar definir el monto del aporte extraordinario.

Ello para darle solvencia económica por los “próximos dos o tres meses” al Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que anunció la semana pasada que paralizará las obras de ampliación el próximo día 20 porque no puede con “sobrecostos” que cifró en más de 1.600 millones de dólares.

Quijano explicó a los periodistas que dos o tres meses es el tiempo que se tomará la Junta de Resolución de Conflictos (DAB, por sus siglas en inglés) en resolver un reclamo por “585 millones de dólares” presentado por el GUPC en 2012.

La DAB es la segunda instancia de reclamos prevista en el contrato. La primera es la ACP, y la tercera un arbitraje internacional en Miami, Estados Unidos, recordó el alto funcionario.

Quijano aclaró que pese al avance de este lunes se mantiene “la intención de suspensión” de las obras, porque el reclamo de más de 1.600 millones tiene “que fluir a través del proceso” previsto en el contrato, y el consorcio “tendrán que sustentarlo” debidamente.

Valoró que este primer paso en busca de desactivar el conflicto se debió a que Pastor consiguió que el consorcio “regresara a negociar” los alegados sobrecostos “dentro” de los parámetros “del contrato, como queríamos en la ACP”.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, pidió la intervención de los gobiernos de España e Italia por considerar que ambos tienen una “responsabilidad moral” en el asunto, ya que dos empresas del consorcio son de esos países: la española Sacyr y la italia Impregilio.

Pastor anunció esta mañana “el compromiso del consorcio” de que “todas las reclamaciones van a ir por la vía dentro del contrato”, lo consideró “un primer acuerdo”, y también que las partes “se van a sentar para hablar y a dialogar para intentar resolver todos los problemas”.

El anuncio lo hizo la ministra después de que sostuvo reuniones privadas primero con representantes del GUPC y luego con el presidente Martinelli.

“Lo que más queremos todos los Gobiernos del mundo, el de Panamá, de España, es que el Canal de Panamá se termine y se expanda según los términos estipulados en el contrato”, dijo por su parte Martinelli, quien agradeció a Pastor su “muy atinada intervención” y su “muy significativa ayuda”.

El GUPC, que integran además de Sacyr e Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA, obtuvo en 2009 el contrato por 3.118 millones de dólares para la construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, cuyo proyecto de ampliación tiene un costo global de 5.250 millones de dólares.

La ACP ha señalado que la cláusula citada por el contratista para paralizar las obras no se aplica al caso, que el reclamo económico no está justificado, y ha instado al GUPC a que continúe las obras y paralelamente presente sus peticiones por los canales previstos en el contrato y no a través de negociaciones fuera de ese marco.

En un comunicado difundido este lunes, la ACP sostuvo que “confía en que el contratista tenga la capacidad de cumplir los compromisos pactados”, y que “de no ser así, pondrá en acción los mecanismos del contrato que le permiten completar la obra” sin el GUPC.

Las reuniones de este lunes estuvieron precedidas de un intercambio de duras declaraciones entre el contratista y la ACP, entre ellas que Panamá ha desembolsado, y puntualmente, al consorcio 2.831 millones de dólares por el contrato de las esclusas.

Un portavoz de la ACP dijo el sábado pasado a Efe que el consorcio ha “reducido” el ritmo de trabajo en la construcción de las nuevas esclusas, sin precisar en qué proporción.

El GUPC, por su parte, reveló el mismo sábado que la ACP le entregó información geológica equivocada y que esa es la principal causa de la petición de 1.600 millones de dólares extras, que representan cerca del 50 % del costo de las nuevas esclusas.  

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo