Así vivieron dos bomberos el voraz incendio de Rinconada

El incendio forestal de Rinconada de Maipú aún se encuentra activo desde el sábado y afectando a tres fundos: La ovejera, Universidad de Chile y San Francisco.

Por CATALINA SAGREDO / PUBLIMETRO WEB
Estos últimos días la zona centro-sur del país se ha visto afectada por una ola de  incendios forestales, arrasando con todo a su paso, dejando personas damnificadas y miles de hectáreas quemadas. 
 
Han sido bomberos   y personeros de Conaf quienes han debido luchar contra el fuego exponiendo su vida en el combate de las llamas. Publimetro conversó con algunos de los voluntarios del Cuerpo de Bomberos de  Maipú(CBM) quienes debieron concurrir al sector deRinconada, uno de los focos que provocó que la Onemi decretara Alerta Amarilla en la Provincia de Santiago durante esta semana.
 
El Comandante del CBM, Ricardo Becerra contó a Publimetro que este fue uno de los incendios de mayor complejidad debido a la geografía del lugar y los cambios constantes del viento, haciendo que su propagación fuera muy rápida.
 
Gonzalo Barrios es voluntario hace cuatro años de la 1era Cía. de Maipú, y detalló cómo ha sido su trabajo en estos últimos días y lo peligroso que puede ser para ellos. Así también lo hace Daniela Bastías, miembro hace dos años de la 5ta Cía de Maipú. 
 
“Salimos a eso de las 18:30 al llamado, para mí era otro pasto en el cual nos íbamos a demorar un poco más de lo habitual. Mientras nos acercábamos al lugar del siniestro no veíamos nada.  Al llegar al fundo de Universidad de Chile, todos bajamos del carro y al ver la extensión de lo que se quemaba, dije ‘esto va ha estar complicado’. Vimos a lo lejos una casa y el fuego estaba avanzando hacia ella”, dice el voluntario. 

Agrega que: “Estuvimos en mucho peligro en ese lugar, había llamas muy altas y solo teníamos agua para tres minutos, extinguimos bien ese lugar y nos mandaron a una parte de la escuela de suboficiales en que mantienen las armas y municiones, las cuales tenían peligro de quemarse. El cansancio era mucho, hacíamos grupos para ir relevando, teníamos mucha hambre y sed. Llegó un momento que pensé: ‘la gente no sabe esto que hacemos, no sabe todo lo que damos, a lo que nos arriesgamos’. Terminamos en el lugar del incendio y vimos hacia el oeste, se había prendido el cerro del fundo San Francisco. No podíamos hacer nada, nos dieron la retirada. Llegamos al cuartel a eso de la medianoche”, recuerda Gonzalo. 

 
En el segundo día del incendio de Rinconada Daniela recuerda, “eran cerros y cerros con llamas por todos lados, avanzaban a unos neumáticos y ese era el miedo que teníamos, además había una parte en que se emanaban gases de procesamiento. Tuve mucho miedo por nuestra seguridad. Aunque en Rinconada no había tanto peligro, porque eran árboles pequeños, en Melipilla el fuego nos encerró y no teníamos cómo escapar, con la poca agua que teníamos tuvimos que hacer un paso para poder escapar con el carro”. 
 
El incendio de Melipilla del pasado 4 de enero y que cubrió de humo a todo Santiago, empezó el mismo día que el de Rinconada. En este Daniela revela que su hermana, bombero al igual que su padre, se intoxicó con monóxido de carbono, presentando mareos, náuseas y un agudo dolor de cabeza. “Mi papá por mucha experiencia que tenga, se asustó. Fue una preocupación mutua. Mi mamá es la que queda con el alma en un hilo”. 
 
La joven también recalca las complicaciones ue se presentan en este tipo de emergencia, como la deshidratación por el excesiva sudoración que genera un lugar en llamas. Además de la falta de energía por la ardua labor que desempeñan, motivo más que suficiente para alabar un trabajo que puede llegar a costarle la vida.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo