Siete razones por las que las mujeres odian "Sex and the City"

Por Publimetro Perú

Han pasado 10 años del final de la serie en 2004 y 4 luego de la presentación de su segunda película. Veamos las razones por las que las mujeres quizás no lleguen a identificarse con Carrie y compañía.

1. Ningún freelance del mundo gana lo suficiente para comprar zapatos caros: De verdad, es horripilante ver cómo las de veintitantos todavía sueñan con tener el trabajo de columnista y escritora de Carrie Bradshaw y gastarse 400 dólares o más en las marcas más reconocidas. Viendo la crisis de 2008, el nivel de desempleo juvenil de los últimos años, y es más, las condiciones en que se gradúan muchos de ellos…¿de verdad creen que podrán gastar un mísero sueldo de colaborador de revista en ropa cara?

2. Carrie Bradshaw es peor que Barbie: Acéptenlo, las que le ponen picante a la serie son los polos opuestos del grupo, y hablamos de la muy sexual Samantha (interpretada por Kim Cattrall, y quien ganó el Globo de Oro por el personaje), y la ingenua, pero muy perfeccionista Charlotte (interpretada por Kristin Davis). Carrie Bradshaw en sus reflexiones es tan ‘First World Problems’, a veces tan sosa, y a veces tan detestable, que uno no termina de definirla. Es como ver ‘Cenicienta’ pero en Nueva York y con mujeres de más de 30 años. Talla 2, no le pasa nada, y a pesar de todo, consigue ‘el hombre y la casa perfecta’. Tan sosa es que fue la segunda en morir en ‘Celebrity Deathmatch’, cuando peleó con sus amigas. Tan solo quedaron en pie Samantha y Charlotte.

3. Sufre 20 años por el tipo que la maltrata, que igual te vas a quedar con él: Si viste las temporadas de la serie o mejor aún, para ahorrarse la pena, la película, ves que Mr. Big trata a Carrie como una basura. La planta, la deja, se casa con otra… ¡y ella vuelve! ¿Eso es amor? Y no es válida la frase que ella usa para justificarse: “Me encanta el placer de buscar a una persona inalcanzable”. Linda forma de justificar el masoquismo.

4. Nunca pasa nada: Sí, pudieron haber muchos tipos y relaciones. Aparte de eso, a Miranda se le murió su madre, con quien no se llevaba bien, y se embarazó de un barman con un solo testículo. Charlotte pasó de tipo en tipo y se casó con el menos esperado. Carrie también y fue pretendida por un pintor famoso y un corredor de bolsa (tipos normales). Samantha afrontó su cáncer y siguió siendo… Samantha. Y no pasa nada determinante, contundente y dramático. Algo que haga evolucionar a los personajes.

5. Puedes encontrar a cualquier soltero en la esquina: Puede ser que por su ‘extensa vida social’, repleta de fiestas, cocteles, brunchs y demás, dé con un principito bogotano que dejará de salir con niñas ‘bien’ de talla 0 ó modelitos para que se case con usted. O puede dar con un ‘hipster’ pintor que es un éxito, o un escritor que pague un apartamentazo en Rosales colaborando solo para revistas culturales ahora mismo. A quien sea, sabiendo que la vida social de las treinteañeras puede que sea menos extensa… y que se reduzca muchas veces a salidas con amigas y a tener una profunda relación con su gato y el televisor.

6. Así trabajes en el bosque, tiene increíble sentido del estilo: Vale, que muchas suspiraron por los atuendos de estas cuatro mujeres tanto en la serie como en las películas (soñados), pero algunos eran francamente ridículos. Nadie en sano juicio se va entaconado al desierto. O usa un bolso larguísimo para ir por la calle. Esperen, nadie puede pagarlo.

7. Todas las copias baratas que salieron del programa: Comenzando por ‘Los Caballeros las prefieren brutas’, hasta ‘Las Santísimas’, todos los que pensaron hacer programas “para las mujeres”, pensaron que las solteras tenían apartamentos lujosos, ropa increíble y vida social extensa. Lo chistoso es que sus televidentes solo veían ‘Gossip Girl’ y soñaban con Michael Fassbender un sábado a las cuatro de la tarde al frente de su computador. Los programas de estas solteras ya no las representan.

Bonus track:   La primera película resolvió todos los conflictos de las cuatro amigas, y fue un gran editorial de moda. Pero la segunda sobraba, y las pésimas críticas así lo confirmaron.  

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo