Proyecto de ley que regula el lobby supera principal obstáculo en el Senado

Por

Es como un Mercedes Benz pero sin motor”, dijo el senador Camilo Escalona para explicar su voto en contra del proyecto de ley que busca regular el lobby o gestión de intereses privados ante órganos públicos. Mientras su colega José Antonio Gómez, usó la analogía de una casa “si la casa está incompleta no voy a quemar la casa, de todas maneras es un avance” afirmó el legislador Radical que votó a favor dando cuenta de la división que provocó este proyecto que lleva más de 11 años de tramitación. Esta vez los bloques políticos no votaron alineados: Ricardo Lagos Weber (PPD) votó en contra, igual que Carlos Larraín (RN) y los socialistas Camilo Escalona y Juan Pablo Letelier, votaron en contra. Mientras que los UDI Juan Antonio Coloma y Jaime Orpis, igual que Ignacio Walker (DC) votaron a favor.

El proyecto finalmente siguió su avance por 24 votos a favor 6 en contra y 3 abstenciones más un pareo, luego de que el Senado aprobara el informe de la comisión mixta Es que la pieza clave, que había sido resistida por los senadores de la Nueva Mayoría está en que no se establecerá una lista previa de lobbistas sino que los parlamentarios deberán informar con qué personas sostienen reuniones o establecen contactos en el marco de la tramitación de una ley.

“La transversalidad de los votos o los discursos a favor y en contra del proyecto hablan más que de una posición frente al proyecto de ley, de distintos estilos de hacer político. Una es de una manera basada en el secreto, un estilo más antiguo que no valora la transparencia en la gestión pública y los que votaron a favor que están por avanzar en materia de transparencia aunque no sea lo suficientemente satisfactorio el proyecto. Veremos como funciona y las modificaciones que hay que hacer” dice Manuel Aris de la Fundación Ciudadano Inteligente, una de las ONG que ha monitoreado e impulsado el proyecto.

Ahora, el informe que fue aprobado hoy volverá a la Cámara de Diputados y si el Tribunal Constitucional no tiene objeciones y el presidente no ejerce su derecho a veto, debería ser promulgada.

Lo que hay y lo que queda

1 Los ciudadanos podrán saber quienes se reúnen con las autoridades para ejercer influencia en sus decisiones y solicitar audiencias que quedarán en una agenda pública.

2 Quienes ejerzan lobby quedarán automáticamente en un registro y las autoridades antes de recibir a alguien podrán solicitar que esa persona se inscriba en el listado.

3 Pendientente queda la regulación de “puerta giratoria” en que autoridades se transforman en lobbistas y viceversa o las donaciones políticas de las empresas de lobby

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo