Palomagate: Defensores de los derechos de los animales critican al Papa

Por Raquel Lopez

El 27 de enero de 2014 el papa Francisco, acompañado por dos menores de edad, pidió por la paz en Ucrania, donde algunos civiles han muerto en manifestaciones contra el gobierno. Posteriormente el padre liberó a dos palomas blancas que inmediatamente fueron atacadas por un cuervo y una gaviota. Mientras una de las aves perdió plumas al intentar escapar de su cazador; la otra fue golpeada por el pico del cuervo.

La fallida ceremonia llamó la atención del público en general, incluidos los defensores de los derechos de los animales, quienes describieron a la antigua tradición como cruel

No es la primera ocasión en que hay problemas con esta costumbre. En enero de 2013, el papa Benedicto XVI liberó a una paloma que fue cazada por una gaviota y hace dos años los pájaros regresaron al lado del pontífice después de ser soltados; esto también ocurrió en 2005, cuando Juan Pablo II debió expulsar a una paloma de su cuartel después de haberla dejado en libertad.

De acuerdo con un artículo de la BBC, las palomas son una víctima fácil para todo tipo de depredadores -incluídos los cuervos y las gaviotas- y, si éstas no son entrenadas correctamente, lo más probable es que no sobrevivan en libertad, puesto que los animales no son capaces de defenderse, buscar alimento o protección.

Los cuervos y las gaviotas

Ambas aves son omnívoros. Esto quiere decir que, al igual que los seres humanos, se alimentan con todo tipo de animales y plantas.

Además son territoriales, por lo que defenderan sus “hogares” con agresión. Éste se ha convertido en un problema en Gran Bretaña, donde las gaviotas han comenzado a atacar a civiles dentro de  zonas urbanas.

Los juegos de Seúl en 1988 fueron criticados después de que decenas de aves terminaron rostizadas en el pebetero olímpico. Desde entonces se han realizado cambios para evitar que esto ocurra.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo