[Fotos] Los guardianes del hermetismo en el equipo de Bachelet

Por

“Paso” Esa escueta expresión fue la más recordada del 27 de marzo, día en que Michelle Bachelet declaró que sería candidata pero respondió con esta expresión a una de las preguntas de la Prensa. Nueve meses después también hay preguntas incómodas.

Para evitarlas, un representante del equipo presidencial se acerca a los periodistas cuando llegan a una pauta para saber sobre qué van a preguntar y finalmente sólo hablan los que han sido previamente seleccionados, según  informa El Mercurio.

Para nadie, incluidos los ministros, subsecretarios y otreos colaboradoress, está permitida una “salida de libreto” y toda intervención de prensa está cuidadosamente calculada, en el sentido literal de la palabra. Durante la nominación de sus colaboradores, no se aceptaron preguntas a la mandataria, y los horarios de anuncio fueron cambiados sin aviso previo, especialmente en el caso de los subsecretarios e intendentes. Las intervenciones tanto de la Presidenta como de sus colaboradores, no pueden tener una palabra de más, ejemplo es una entrevista a Ximena Rincón hace algunos días. que apareció en dos medios, con respuestas textualmente iguales.

“Esa pregunta se escapa del foco” dicen en su equipo de Prensa cuando una pregunta no les gusta y a modo de consejo sugieren “pregunten cosas que realmente le interesen a la gente” dicen los funcionarios del equipo presidencial, según consigna El Mercurio.

Detrás del secretismo, y el manejo estricto del trabajo periodístico, que no tiene precedente en democracia, salvo en el gobierno anterior de Bachelet, están al menos tres de sus asesores más cercanos. La periodista Paula Walker, jefa de Prensa. Además, de Robinson Pérez, asesor sin cargo formal pero muy cercano a Bachelet luego de que ambos vivieran en Alemania Oriental parte de sus años de exilio. Socialista fue expulsado de la colectividad en los ’80 por sus posturas más “radicales” pera acabar con la dictadura.

A ellos se suma la periodista María Angélica Álvarez. La “Jupi” colabora con Bachelet en diseño comunicional y en tareas más domésticas, como trasladar el comando desde Avenida Italia a la calle Tegualda, luego de las elecciones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo