Ahora sacrifican a seis leones en Reino Unido por tener “genes agresivos”

Este hecho ocurre luego de que en Dinamarca terminaran con la vida de una jirafa por no tener buenos genes. Experto señala que es una práctica normal

Por Rosario Álvarez / Publimetro Mundo

El Longleat Safari Park, en Wiltshire, Reino Unido, sacrificó a cinco leones asegurando defectos genéticos debido a consanguinidad. Las autoridades de la  institución a través de un comunicado indicaron que luego de que una leona de 18 meses llamada “Luisa” y sus cuatro crías mostraran un “inusual comportamiento agresivo” no se tuvo más alternativa que sacrificar a los cinco felinos. El sexto león que fue sacrificado se debió a que la leona lo atacó y lo dejó gravemente herido.

El comportamiento agresivo de la leona se debería a “una historia genética mal manejada, anterior a su llegada”, según aseguró el zoológico.

Un hecho parecido ocurrió justo el día anterior, cuando un zoológico danés sacrificó a una jirafa de dos años de edad argumentando que era “por el bien del animal”, quien no contaba con los mejores genes para transmitir a las nuevas generaciones. Pese a la gran campaña pública que se realizó en contra de la medida, las autoridades del zoológico sacrificaron al animal y alimentaron con él a los leones del recinto al frente de la ciudadanía.

Al respecto, Cristián Bonacic, académico del Departamento de Ecosistemas y Medio Ambiente de la Universidad Católica y experto en el funcionamiento de los zoológicos a nivel mundial, asegura que este procedimiento se da en todos los zoológicos del mundo pues es una medida de protección a la diversidad genética y a la calidad de vida de los animales.

“Todos los zoológicos están regulados y tienen estándares y protocolos muy estrictos para proteger la diversidad genética de las colecciones de animales que ellos tienen. Entonces cuando detectan por el pedigree de los animales que hay algunos que tienen problemas genéticos que impliquen malformaciones, agresividad o predisposición a enfermedades que se puedan desarrollar en cualquier minuto de su vida,  muchas veces deciden o no reproducirlos, no entregarlos en canje a otros zoológicos, o finalmente en casos muy puntuales se decide la eutanasia de los animales para impedir que se transmitan malformaciones genéticas a las siguientes generaciones”, explica.

“Ellos tienen que manejarse con el stock genético que hay en los zoológicos, reciben nuevos animales de vida silvestre, por eso deben procurar la adecuada diversidad genética. Lo hacen con fines de la calidad y la salud de las poblaciones de animales que están en cautiverio y como forma de respaldo para poder repoblar en caso de que sea necesario”, agrega.

En el caso de los zoológicos europeos que sacrificaron a estos animales, Bonacic asegura que las instituciones deben haber tomado la decisión luego de cumplir con todos los protocolos requeridos.
“No me parece justo juzgarlos porque no sabemos cómo manejaron el tema, cómo lo explicaron a la gente y qué esfuerzos hicieron para evitarlo. Ellos tienen que haber evaluado todas las opciones, y tomaron la decisión aunque haya sido controvertida. El problema es quizá no explicar bien el tema a la comunidad”, comenta.

En cuanto a las instituciones de Chile, asegura que esta práctica también es realizada ya que los grandes zoológicos nacionales son miembros de la Asociación Mundial de Zoológicos, por lo que se deben regir por los mismos estándares mientras sus condiciones lo permitan. Sin embargo, señala que en Chile esto nunca se ha hecho público.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo