Columna de Katherine Urrutia: Animar el festival

Por Katherine Urrutia

Al ver la obertura del festival de Viña del Mar, especialmente los errores de la animadora, la pregunta más obvia que surgió es: ¿las preparaciones express ayudan o perjudican? Pueden ayudar para estar mejor paradas en una situación puntual, pero puede perjudicar al entregar una falsa seguridad.

Sin dudas los comentarios más sabrosones y que hacen mayor eco en los diversos paneles de farándula, son los errores de los animadores, los tartamudeos, el pinche, el vestido, peinados, la diferencia de altura y tantos otros comentarios, llegando a lo crucial, la preparación rápida que recibió Carolina para llegar más organizada al certamen.

Cuando vemos a alguien que prepara una prueba difícil, sin tomar el tiempo que corresponde en perfeccionar esos detalles que marcan las grandes diferencias, de una forma u otra intuimos que el resultado no será del todo favorable. Estudiar a última hora para la PSU, un examen, rendir cuentas en el trabajo, sabemos que no se podrá salir del todo victorioso.

En las emociones veo algo similar. Muchas personas quieren terapias rápidas, mejorar al día siguiente de comenzar con un tratamiento de flores de Bach, por ejemplo. El punto es que no se obtienen resultados inmediatos, si al tratamiento se suma el poco tiempo que queremos tanto las personas hoy en día.

Entonces no es tan poco común ver errores en las terapias, que dan inseguridad y quitan la fe en el tratamiento, sin asumir que los únicos responsables en que las condiciones no sean las ideales, somos nosotros mismos.

Por otro lado, los riesgos en la vida nos llenan de mayor experiencia y fallar en una prueba, nos obliga a estudiar nuevamente para aprobar, convirtiéndose en un aprendizaje que será mucho más enriquecedor. Normalmente, se recuerda más el ramo reprobado que los aprobados a la primera.

Volviendo al tema del festival y haciendo un poco de memoria o viendo videos, las animadoras no tenían que ir a una “escuela de animación”, casi no tenían protagonismo y pasaban a la historia con mayor gloria que hoy. Al igual que las terapias, antes no era importante, aunque los tiempos cambian y hoy se exige mayor profesionalismo, como tendríamos que hacerlo en las terapias, exigir mayor compromiso.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo