Columna de Copano: ¿Qué dice el público?

Por Nicolás Copano

Hasta el lunes 25 de febrero de 2014 si yo te contaba que al Festival de Viña se iba a subir un argentino, que iba a comenzar a reírse de los chilenos, con una parada soberbia y encima a hacer stand up comedy, probablemente a tu cabeza iba a llegar una pifiadera grotesca. Desde todo punto de vista, una idea suicida, plantearía uno que otro productor de eventos que conozco. Una imbecilidad, replicaría algún creativo de la tele que jamás ha sido muy creativo. Ahora, ¿por qué triunfó Alis en el escenario de la Quinta Vergara?

Yo creo que no es un misterio.

Lo que pasa es que usted quiere más. Pero tiene que enfrentarlo. Ni siquiera tiene que pedirlo: es tan simple como que se atreva a hacer zapping un poco mas allá de los “canales grandes” que a esta altura no son tan grandes porque el mercado está cambiando a pasos agigantados.

Es muy simple: si uno trabaja, las cosas resultan. Alís no solo fue uno de los cultores del Stand Up Comedy en Chile (vaya a ver “Hardcore”, en El Clan, a todo esto: el mejor espectaculo de su especie hoy en circulación) sino que se atrevió a dar el paso y confiar en él. Fue un transgresor.

Lo que pasa es que como todo en Chile, usted probablemente le tiene miedo a quedar fuera del código. Porque en nuestro país nos encanta pasar piolita, ser del montón, mirar lo que todos miran y por si fuera poco que nos guste todo lo que le gusta al otro.

Pero no pues. No es necesario. Es más, usted no tiene por qué condenarse a culturalmente también pasar sin pena ni gloria.

Yo no le voy a decir que lea libros complejos, no le voy a decir que vaya a contra corriente, pero sí le voy a invitar a que googlee un poco, a que deje de sentirse mejor por ver lo que todos ven. Lo voy a invitar a pensar de que en realidad, pensar como todos, es una tontera si de pronto encuentra placer en algo extraño y hermoso o distinto y feo. 

Lo que usted tiene que hacer, amigo del público, es romper las cadenas del pudor y empezar a pensar en libertad real. Y no es la libertad económica necesariamente, es ser libre de las ataduras de que lo mire el otro para evaluar cómo es. A usted le tiene que importar un carajo eso. 

Cuando pase eso, su emoción va a ser más difícil de decodificar. Usted no va a ser sólo sexo, drama y risas fáciles para el productor de contenido. Usted va a ser mejor valorado y le aseguro que va a dejar de ser tan cínico de pedir cultura cuando sólo quiere ver entretención.

Muchos aprovechan eso para justificar atentados audiovisuales, bien fáciles de armar, aburridos y básicos. Es dificil trabajar para ustedes y administrar todos los recursos y variables, honestamente. Sabemos que son nuestros jefes, y que se quejan de los contenidos, pero realmente necesitamos su ayuda.

Por eso lo de Alís es un triunfo y nos desafía a pensar en un futuro más grande y mejor para crear mejores contenidos, para llamar su atención de otra manera, para decir “¿y cómo Jorge Alís?” y me parece que eso es la mejor noticia que nos puede dar la Quinta Vergara. 

Hay que empujar eso sin duda. ¡Felicitaciones!

 
Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo