Arqueólogo encuentra un tesoro e intenta venderlo en el mercado negro

Alemania. Las autoridades germanas confiscaron el hallazgo que un arqueólogo aficionado logró cerca del río Rin. Se cree que puede ser parte de una leyenda

Por

A orillas del río Rin, en el estado alemán de Renania-Palatinado, un arqueólogo aficionado encontró con un detector de metales un tesoro enterrado, avaluado en un millón de euros. Compuesto de joyas, broches, cuencos de plata  y de oro, además de accesorios ceremoniales y figuritas humanas, los arqueólogos que confiscaron el tesoro aseguran que las piezas podrían haber adornado algún antiguo salón real.

El arqueólogo aficionado que encontró el tesoro pretendía venderlo en el mercado negro. Las autoridades locales lo confiscaron cuando se percataron del tamaño inusual del conjunto de piezas ofrecidas.

El Cantar de los Nibelungos

Uno de los cantares de gesta más populares del mundo junto al Cantar del Mio Cid, es  El Cantar de los Nibelungos. En él se relata la historia de Sigfrido y del tesoro de los nibelungos. Luego de que Sigfrido, el matadragones, acabara con la vida del dragón Fafner, éste se quedó con el tesoro que su víctima custodiaba. Finalmente, luego de casarse con la hermana del rey de Borgoña, Sigfrido fue asesinado por Hagen, quien arrojó el tesoro al río Rin.

Los arqueólogos no descartan que el tesoro encontrado  en las orillas del río, que a lo largo de la historia ha cambiado muchas veces su curso, pueda ser el que impulsó la leyenda del tesoro de los nibelungos. Según la leyenda germana, que inspiró a Richard Wagner a componer su ópera “El oro del Rin” y a Tolkien a relatar la historia de Smaug y los enanos en su libro “El hobbit”, los nibelungos eran unas criaturas que vivían bajo tierra y se dedicaban a la extracción de oro y plata. Y aunque sean relatos fantásticos y no haya pruebas concretas que permitan afirmar determinantemente que este tesoro es el mismo del que hablan las historias, sí se puede afirmar que las piezas datan de principios del siglo V d.C., misma época en la que se sitúan las historias de Sigfrido.

El arqueólogo Axel von Berg ha declarado que “en términos de fechas y geografía, el descubrimiento coincide con la época de la leyenda de los nibelungos”.

El tesoro ha sido puesto a disposición del departamento de cultura de Maguncia, capital del estado de Renania-Palatinado, y se ha iniciado una pesquisa para averiguar si su descubridor ha vendido alguna de las piezas antes de entregarlas a las autoridades. Algo que no resulta tan descabellado, dado el alto valor de las piezas recuperadas.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo