Los más impactantes cambios de look de los famosos

Por Raquel Lopez

Kristen Stewart sorprendió a todos el día de ayer, cuando fue publicada una fotografía que mostraba su cabello pintado de un nuevo color naranja. La actriz tiñó su melena para su próximo rol en la cinta American Ultra. Pero sacrificar la cabellera no es nada si consideramos lo que estos actores han hecho mucho por protagonizar una película.

A pesar de ser extremadamente delgada, Natalie Portman perdió 9 kilos para interpretar a Nina Sayers, la protagonista de Black Swan. Tanto ella como su compañera de reparto, Mila Kunis, entrenaron cinco horas diarias para lograr reducir medidas hasta transformarse en pequeñas bailarinas.

Christian Bale probablemente haya mostrado un cambio más radical. En 2004, perdió 29 kilos para transformarse en Trevor Reznik (The Machinist). Lo más sorprendente es que, menos de un año después, ganó el peso perdido (y otros 14 kilos) para la película Batman Begins.

Nada de lo que hizo Bale se compara con lo que logró Robert De Niro en Raging Bull. El actor entrenó para convertirse en el boxeador Jake Lamotta, con quien trabajó para obtener su escultural físico. Además, dentro de la misma cinta, De Niro debió subir 27 kilos para interpretar a Lamotta en una edad mayor.

Al igual que De Niro, Charlize Theron consiguió un Oscar gracias a su impresionante transformación para interpretar a la asesina serial Aileen Wuornos. La actriz debió ganar 14 kilos y utilizar dientes falsos dentro de la película.

Aunque no bajó mucho de peso, el cambio de Cameron Diaz para Being John Malkovich no pasó desapercibido. La mujer de origen cubano cambió su sedoso cabello rubio por una melena rojiza y desaliñada para transformarse en Lotte Schwartz.

Para encarnar al agente Bob Barnes en Syriana, George Clooney ganó 16 kilos, dejó crecer su barba y cortó su cabello para aparentar una creciente calvicie.

En 2001, Renée Zellweger ganó 11 kilos para protagonizar Bridget Jones’ Diary. Un año después, alcanzó su peso normal y bajó unos cuantos kilos más para interpretar a Roxie Hart, en Chicago. En 2004, la actriz volvió a subir de peso para aparecer en Bridget Jones: Edge of Reason.

Rooney Mara se convirtió en un Lisbeth Salander para la película The Girl with the Dragon Tattoo. Para lograrlo, la actriz dejó a un lado su look de niña buena y se perforó la ceja, la nariz y los pezones; además de someterse a un extremo corte de cabello.

Para interpretar a Mark David Chapman, el infame asesino de John Lennon, Jared Leto debió subir 30 kilos, lo que logró comiendo grandes cantidades de helado derretido con salsa de soya y aceite de oliva. La salud del actor quedó tan afectada, que sufrió de gota, una de las formas de artritis más dolorosas.

Matthew McConaughey sorprendió al mundo entero cuando bajó 20 kilos para la película Dallas Buyers Club, donde interpretó a un hombre con SIDA. McConaughey mide 1.82 metros de altura y llegó a pesar sólo 63 kilogramos para este filme.

Matt Damon, al igual que Christian Bale, cambia su peso dependiendo de la cinta en la que actuará. Mientras que para la saga Bourne trabajó sus músculos, para The Informant subió unos kilos de más y para Courage Under Fire, bajó de peso hasta verse un poco enfermo.

Hillary Swank ha llamado la atención en diversas ocasiones por sus extremos cambios de look. En Boys Don’t Cry se transformó en un hombre transgénero, mientras que para Million Dollar Baby se transformó en una boxeadora de fuerza extrema.

50 Cent no sólo es un rapero; en 2011 actuó en la cinta Things Fall Apart, donde interpretó a un jugador de fútbol americano que es diagnosticado con cáncer. Para hacerlo, el famoso músico perdió 23 kilos.

En 1998, Benicio del Toro llamó la atención de críticos y fanáticos de cine al aparecer en Fear and Loathing in Las Vegas, una cinta basada en el libro de Hunter S. Thompson. Del Toro interpretó a un abogado adicto a las drogas, papel para el que subió 18 kilos.

Es casi imposible reconocer a John Travolta en Hairspray, aunque el actor no bajó ni subió de peso para su participación. Para ser transformado en Edna Turnblad, el departamento de maquillaje de la cinta pasó cuatro horas diarias trabajando su apariencia. El resultado es realmente sorprendente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo