Cosas que nunca entendimos de "La Rosa de Guadalupe"

Por Luz Lancheros

Un programa ícono de la religión católica en su modo “Chapulín Colorado”. Una joya contemporánea frente a la que “Game of Thrones” es un sainete barato, y “Breaking Bad” es “Los Ositos Cariñositos”. Un ejemplo de cómo se debe hacer televisión.

Esperamos que hayan leído esto con sarcasmo.

Aquí les mostraremos algunas cosas WTF de uno de los programas más raros e inverosímiles que han pasado por las pantallas latinoamericanas: “La Rosa de Guadalupe”. Solo invóquenla y salvarán la capa de ozono…

¿Cómo sabe uno si ella es la que resuelve el problema?

Es decir, se sabe que la familia que está en problemas solo ora y ya. Todo se soluciona como por arte de magia y la “Virgencita de Guadalupe” es la autora de que el marido cornudo perdone a su mujer de repente, o que el hijo drogadicto en fase de abstinencia de repente deje de temblar y querer acuchillar a su novia por un toque.¿Quién nos garantiza que sí lo hizo la Virgen de Guadalupe y no el Chapulín Colorado, o Batman, por ejemplo?

¿No tiene otra manera mejor de aparecer?

Cada vez que alguien la necesita, y si ella “contesta”, aparece de la nada una rosa blanca frente al altar. ¿De dónde diablos sale la rosa? ¿Y la música incidental? ¿Por qué no aparece con algo más triunfal y glorioso, al estilo de “Los Vengadores”? Una rosa puede aparecer en cualquier lado.

¿Qué pasa si no tengo el altar de la Virgen de Guadalupe?

Absolutamente todas las familias de “La Rosa de Guadalupe” tienen un altar que les garantiza la entrega inmediata de su milagro. Todas, sin excepción, serán auxiliadas con esta garantía de salvación material. ¿Es decir que los que no tienen dinero para una estampilla irán al infierno?

¿Qué pasa si mi familia es rica o es un asco?

La “Rosa de Guadalupe” solo salva a buenas familias de clase media metidas en problemas comunes. Papá, mamá, madre soltera cuya hija está traumada por no crecer con un probable adicto al trabajo y castrador a su lado, o hijo que quiere parecerse a Paul Walker al correr su vieja chatarra por las calles. En el programa no hay familias disfuncionales peores que los Osbourne, o de familias bien acomodadas cuyos problemas sean de Primer Mundo, o gente extremadamente pobre.

¿Por qué si hace milagros, no ha acabado con el hambre de África?

En serio, la Virgen de Guadalupe en el programa cambia todo por arte de magia. Todo. Si el hijo estudioso mató a siete personas y tiene el cerebro de Charles Manson, de repente querrá ser Ned Flanders y será “la niña más bonita de la prisión”. Si la hija es una ninfómana digna de aparecer en la película de Lars Von Trier, de repente verá que el sexo es “malo” y que se conservará pura. En un día. Si ella puede con todo, ¿por qué no nos salva de Corea o el cambio climático?

¿No puedo pedirle zapatos, por ejemplo?

¿Qué? ¿No que puede con todo?

¿Qué pasa si mi hijo drogadicto y mi marido patán reinciden? ¿Vuelve a aparecer?

En el programa se muestran soluciones definitivas. Los adictos son totalmente recuperados, y así les pasasen una cucharada de crack en la nariz o una botella de vodka, se han vuelto santos. No hay más conflicto posterior. Seguramente la virgen en “La Rosa de Guadalupe” está tan ocupada, que no tiene tiempo para reincidentes.

¿Por qué los diálogos son tan sonsos?

Un misterio de la vida…

¿Por qué la gente se vuelve loca/tonta de repente?

Un nerd puede violar a su compañerita de colegio de la nada. Una niña buena puede ser peor que Olivia Newton John al final de “Grease”. En esta serie todo se vale.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo