Columna come y calla por Felipe Espinosa: "Ayuda"

Por Felipe Espinosa: Chef ejecutivo House "Casa del vino"

Si de desgracias se trata hemos sufrido una de las más grandes a nivel nacional desde que tengo memoria. Sin desmerecer el daño de un aluvión, de un terremoto o del maremoto, pero el fuego es implacable y arrasa con todo, siniestro enemigo que no perdona a nada ni a nadie, tristeza es lo que provoca y eso se refleja en los ojos del porteño y era que no, si en cada puñado de ceniza se entierran sus recuerdos, su vida. 

De todo lo malo florece la fortaleza que caracteriza al “choro del puerto”, me impresiona de sobremanera la actitud elegante de asumir la tragedia, ver cómo el pueblo saca sus garras para reconstruir, me impresiona cómo cada mujer, hombre y niño afectado se repone y muestra un positivismo difícilmente observado en otras catástrofes, es que el puerto tiene esa magia, ese aire, esa mística, si a veces es de temer hoy se presta para admirar.

Las cosas buenas incluso vienen de afuera, de lejos, gracias a los argentinos por prestarnos sus aviones cisternas que a nosotros nos faltaron, y si de argentinos buena onda hay que hablar, déjenme comentarles sobre Los Maestros. Esta cocinería se concentra en ofrecer auténtica gastronomía transandina hace algunos años a la people capitalina, en el piso 0 de un edificio se encuentran de desayuno a cena ofreciendo lo mejor del país hermano con buen sabor y buen ambiente.

Se pasan, hay desde medialunas para tomar desayuno, rellenas de queso, jamón o napolitana, pasando por el típico mata hambre, la milanesa, hasta el bife de chorizo, debe ser el festín que cualquier hijo de iglesia maradoriana se espera, tienen tortas y buena cafetería para la hora de once, pero sin lugar a dudas lo que me llevó a probarlos fueron las pizzas, los calzones, las empanadas.

De estas últimas debo referirme, varios amigos me han hablado súper bien, de las empanadas digo, sobre todo de la de verduras, que lleva espinaca y otros en salsa bechamel, pero de verdad verdad yo me fui derechito a la redonda, me imagino que como muchos oficinistas del barrio, el ambiente es relajado y mientras esperábamos la pizza devorábamos una picada de aceitunas y fiambres, volviendo al tema central, la masa es buena, crocante y de buen tamaño, por el precio que cobran la ración es justa. Para degustar pedimos la cuatro estaciones que en cada cuarto ofrece lo más típico y obvio en testeo, palmitos, napolitana, fugarella y jamón, un paseo por lo más selecto de la carta normal.

En postres tienen lo suyo, sobre todo las tortas, se ven deliciosas, el lugar es hogareño y con ambiente familiar, algo informal pero se aguanta, si se pusieran todos uniformes quizás se verían mejor sin comprometer la calidad de su cocina.

Estos argentinos nos vienen a mostrar cómo se levanta un local fuera de casa, cómo se convierte una debilidad en fortaleza, gracias hermanos transandinos, gracias por alimentar a los capitalinos y por ayudar a los porteños, infinitas gracias.

#FuerzaValpo

Coordenadas

• Los Maestros, Guardia Vieja 450, Providencia

• Teléfono (56-2) 29802947 

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo