Video: Los 5 programas más racistas de la televisión

Por Luz Lancheros

Hoy en día, estereotipar a los personajes de un programa de ficción por su raza es un hecho considerado inaceptable. El respeto por la diversidad y la tolerancia ya son un hecho en la mayoría de programas televisivos.

Pero en los tiempos de antes, sea por retratar el drama de la discriminación, o sea por mostrar el estado de una sociedad en específico y su momento histórico (por ejemplo, la Segunda Guerra Mundial), los personajes que no correspondían al estereotipo blanco eran totalmente degradados.

Hoy en día, estos gestos en televisión son totalmente castigados. Aquí les mostramos algunos momentos y programas que han causado controversia por tratar el tema de la raza de una manera inapropiada, y quizás hasta indignante para sus representantes.

1. El drama de Cirilo y Maria Joaquina (Carrusel de Niños, 1989)

Cirilo, al igual que su homónimo famoso de la canción (racista también), era el blanco de los bullys blancos y ricos del salón: Pablo y Maria Joaquina, quien lo despreciaba por ser pobre y afrodescendiente. Jorge del Salto siempre era su obstáculo para acercarse a la muy desdeñosa Maria Joaquina.

Aunque la maestra Ximena le enseñó que no debía avergonzarse por su color de piel, el desdeño por su raza siguió en casi todo el programa. Cirilo solo “se iguala” cuando se vuelve rico de repente.  Era de notarse su actitud extremadamente ingenua.

2. Betty Boop y los afrodescendientes comiendo sandía

En un Estados Unidos totalmente racista (era 1935), era “normal”, degradar a la raza afroamericana. No solo con los actores blancos que pintaban sus caras, sino también a través de las caricaturas. Este es un ejemplo que aparece en Betty Boop, donde se ve cómo se alimenta a tres niños negros que hacen parte de su espectáculo  con solo una sandía. Y todo para calmarlos.

Eso no es lo peor: vean la composición de los personajes.

3. El alma no tiene color

En plenos años 90, el drama de esta telenovela donde actuaban Arturo Peniche, Laura Flores y Celia Cruz, parecía del siglo XIX, lo que la hacía totalmente inverosímil. La legendaria cantante actuaba como la nana (y secreta madre) de la protagonista. Su comportamiento era totalmente de “Tío Tom”, es decir, tal cual el esclavo del libro que lleva su nombre: Hacendoso, sumiso y extremadamente leal y bueno en sabiduría popular.

Eso no es nada. El drama real ocurre cuando el personaje principal da a luz a un niño negro. Y por eso el protagonista masculino la expulsa. Increíble que pasen esas cosas en una sociedad que ya no es colonial, y donde hay pruebas de ADN (y podían pagarlas).

4. Popeye y los Japoneses

En plena Segunda Guerra Mundial, era de esperarse que los ministerios de propaganda tanto de los Aliados como del Eje hicieran representaciones negativas de sus pueblos enemigos. Esto sucedió con los japoneses en “Popeye el marino”.

Allí, eran representados como un montón de tontos con dientes salidos. Pero eso no es lo peor: En la década de los 90, los canales latinoamericanos seguían transmitiendo los episodios en los que Popeye derrotaba a los japoneses, en horario infantil.

5. Qué lindo, pero no me toques (televisión peruana)

Esto sucedió en el programa peruano “Combate”, el año pasado.  La conductora Belén Estévez aleja a un niño afrodescendiente y se ve la manera despectiva en que lo trata. Claramente, la presentadora tuvo que disculparse (con lágrimas en vivo y todo) por su comportamiento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo