Rodrigo Goldberg: “Si las empresas se organizan y hacen actividades, te aseguro que el retorno va a ser mucho mayor”

Por

La cita con Rodrigo Goldberg fue en la cafetería del segundo piso de la sede de Bellavista de la Universidad San Sebastián. Llegamos a eso de las 11 de la mañana hace un par de viernes. El lugar era bastante amplio y en un primer barrido sólo se observaban a jóvenes universitarios con cuadernos, notebooks y libros que mataban el tiempo tomándose un café en los primeros días del otoño.

Pensé que encontraría a Rodrigo solo y esperándome acompañado de su smartphone, pero me equivoqué. Entre un grupo de veinteañeros estaba él. De lentes, pantalón color vino tinto, camisa y un vestón gris.

A simple vista parecía ser el profesor buena onda que accedió a explicar un ejercicio fuera del horario de clases al grupo más mateo de los alumnos, pero no era así. El “Polaco”, como lo conocen en el ambiente futbolístico, estudiaba con sus compañeros para los últimos exámenes de su carrera: ingeniería civil industrial.

 

 

¿Crees que a diferencia de otros mundiales, en esta Copa particularmente, hay una ilusión mayor por parte de todos los chilenos? Estamos bien entusiasmados. ¿no?

Sí, hay una ilusión muy grande productos de la calidad de los jugadores que hay en este minuto y, principalmente, por ejemplo a diferencia de procesos anteriores, el noventa y tanto por ciento juega afuera. Además, son casi los mismos jugadores que vienen del mundial de Canadá. Entonces, este proceso ha ido creciendo con Vidal, con Medel, con Isla, con Alexis, todos ellos han ido recorriendo un camino juntos y que los está llevando hoy a estar en su mejor edad y con una experiencia gigante. Ha generado en todos una ilusión, que yo creo que en algunos casos es desmedida. El otro día escuchaba en un programa un gallo decía “si no estamos dentro de los mejores cuatro del mundo, esto es un fracaso”, y qué pasa con Brasil, qué pasa con Alemania, qué pasa con España, qué pasa con Argentina…

 

 

¿Y cómo ves a las generaciones que vienen un poco más abajo?

Bien, quizás más anónimas, pero bien. Hay muchos equipos que están trabajando fuerte en divisiones inferiores y con equipos de proyección, entonces por ejemplo, la U tiene un equipo “sparrings” que son los que están a punto de subir al primer equipo, Colo Colo también, Huachipato, todos ellos van formando sus divisiones anteriores de acuerdo a lo que necesitan los primeros equipos y en la selección también, la selección no sólo está mirando jugadores para la Copa América del próximo año, sino que para las próximas clasificatorias y ahí van a aparecer nombre súper interesantes que ya los hemos visto debutar, ya los hemos visto que han jugado, pero que ahora tienen que hacerlo a nivel de selección.

 

 

Además de tu trabajo en el Canal del Fútbol, TVN y en Cooperativa ¿te dedicas a charlas motivacionales?

Sí, a mí me gusta decirles charlas temáticas, no motivacionales.

 

 

¿Por qué?

Siempre he tenido el convencimiento que la motivación es algo implícito. Mira… siempre se entiende que el motivar es la arenga, “¡vamos que se puede!”, que está súper bien, pero eso te dura lo que dura el discurso. Por ejemplo, el típico caso de Bonini cuando le dice “vamos Chupete…”, eso te dure hasta que saliste de la cancha. Entonces, cuando hay gente que dice “yo soy un motivador” y que con una charla te voy a motivar, mentira. Eso es mentira, o sea con una charla jamás te voy a motivar.

Segundo, yo creo más en las inspiraciones que en la motivación, yo creo que hay cosas que a ti te inspiran, te pueden inspirar querer algo, ilusión y yo apunto a esas cosas, yo apunto siempre a que nosotros tenemos que buscar en nuestra vida que cosas nos inspiran y qué cosas nos llevan día a día a decir “oye, esto es lo que yo quiero”, pero son cuestiones súper personales, tú no puedes decir “oye, yo voy a hablar de esto, porque esto nos motiva a todos”, mentira. Capaz que para uno sea súper bueno, pero para los otros sea una lata. Entonces, yo prefiero siempre apelar a la inspiración, porque la inspiración la tenemos todos, unos más desarrollados que otros, pero me gusta más apelar a eso, entonces cuando dicen “charlas motivacionales”, sinceramente lo encuentro un poquito chanta, esa es la verdad, no me gusta esa frase.

 

 

¿Y cómo llegaste a estas charlas temáticas?

Yo empecé el año 2007. Me pidieron hacer una charla a unos alumnos y yo dije “charlas, pero ¿de qué?” y me dijeron “de fútbol”, ah ya, dije yo, listo. Después esa misma universidad pero en otra sede me pidieron hacer otra, pero sobre emprendimiento, en ese momento yo estaba con una empresa, entonces les conté mi experiencia. A todo esto, después de eso me fue muy mal. Tuve una empresa, quebré y de ahí en ese momento, fen el 2006 me tuve que ver enfrentado a que todo lo que había ganado lo perdía yo quedé súper mal. Entonces, dije, tengo dos posibilidades: o me echo a morir o lloro lo que hay que llorar y me reinvento, entonces lo que hice fue eso y lo hice en base a inspiraciones. Me senté y dije “qué cosas tengo que hacer, dónde quiero llegar, esto me gusta…” y empecé de a poco, justo ahí llegó lo del Canal del Fútbol. Radio me costó un mundo y diario también. El primer diario donde escribí fue el Publimetro y yo llegué tocando la puerta. Pero fui así, tocando puertas, por aquí por acá, entonces fui delineando el camino. Y un amigo, un día, me dice “oye hueón, esa experiencia, ese camino que tú hiciste es súper valioso y a mucha gente le puede servir” y yo la verdad es que no lo había pensado y justo él trabajaba con una productora y me piden un día una charla, charla motivacional, entonces yo dije “mira, no me gusta el nombre pero sí, la puedo hacer ¿sobré qué?” Me dijo Superación y trabajo en equipo. Yo dije “¿trabajo en equipo?” y me dijo “jugaste 20 años, de compartir camarín, de trabajo en equipo, qué mejor que eso”. Entonces, empecé a trabajar eso.

Hace un año más o menos estoy trabajando con una psicóloga, que es mi amiga y ella me ayuda en esto, porque en el fondo tenemos una temática, de la temática salen los tópicos que se van a tocar en la charla. No es una cuestión que sea así como mira voy a ir a hablar de esto y lo que se me ocurrió, no. Lo he ido puliendo con el tiempo y trabajar con ella me ha ayudado mucho.

 

 

¿Cómo fue el tema de emprender y fracasar?

Sí, fracasé… ¿y sabes que? Yo creo que el fracaso está extremadamente subvalorado…

 

 

Súper…

Es más, piensa tú que acá en Chile te dicen fracasado como un insulto, como si fuera algo súper malo, fracasaste… y? y¡Ya sí, fracasé, mira cómo estoy ahora.

 

 

¿En qué consistía tu emprendimiento?

Yo tenía una fábrica de cajas de cartón y me fue mal, elegí mal al socio.

 

 

Pero… ¿cómo llegaste a esa idea?

Por mi socio, pero esa es otra historia.

 

 

¿Qué aprendiste de todo eso?

Aprendí mil cosas, eso fue un postgrado. Yo hice el postgrado antes de estudiar esto (risas).

 

 

Pero más que la enseñanza personal, sino que como emprendedor

Que es muy difícil emprender en Chile. Creo que hay que sacarse el sombrero con la gente que emprende en Chile, porque las dificultades que te ponen los organismos en general son macabros. La verdad es que la experiencia fue traumática, honestamente, pero me enseñó un montón de pasos que hoy los haría de manera totalmente distinta y que, probablemente, si no lo hubiera hecho esa vez, hoy capaz que algunos de esos errores los cometería, no todos, pero muchos de esos errores cometería si es que no me hubiera pasado lo que me pasó.

 

 

¿Después volviste a emprender?

No,porque después decidí estudiar, porque yo dije no, a mí me pasó esto por confiado, en primer lugar y también por ser súper ignorante en varias cosas. Además salió lo del canal, empecé a desarrollarme más por ese lado, en radio, en TVN también, el diario y la universidad, entonces la verdad es que no tengo tiempo y con tres niños es poco y nada el tiempo que tengo. Pero sí, saliendo de la universidad tengo varias ideas que quiero hacer y yo creo que me voy piano piano. Estudiar bien, con calma, no tengo ningún apuro.

 

 

¿Cómo ha sido estudiar a tu edad?

Ha sido súper rico, súper entretenido, yo lo he pasado muy bien.

 

 

Y la relación con tus compañeros, ¿es normal? Porque ponte tú, los hombres obviamente, te conocen…

 

Sí, pero no, sabes que es súper buena… lo divertido es que tengo profesores que son menores que yo, pero hay una muy buena relación, súper buena y lo bueno es que a mí me exigen mucho, o sea en lo único que tienen consideración son los horarios, que de repente tengo que viajar.

 

 

Volviendo un poco al tema del mundial ¿te ha tocado escuchar historias o personas te han contado que van a viajar, que se van a la vida y que incluso van a dejar la pega, así como para estar el mes allá?

Sí, hay algunos de mis amigos que ya pidieron permiso, otros que están organizándose y hay otros que sencillamente se van así no más, a lo que salga. Tengo un grupo de amigos que se van en un auto, no, se van en dos autos y se van a ir así, onda, tienen un chileno conocido allá en Río, pero no tienen donde llegar, no tienen nada. Saben que tienen que juntar 600 lucas cada uno y con eso ellos calcularon que les alcanzaba para la bencina, si tenían que dormir en el auto duermen en el auto, no tienen ningún problema.

 

 

¿Y tú te vas a quedar acá o vas?

Sí, lo más seguro es que me quede porque TVN ya tiene definido su equipo de comentaristas y al parecer no voy a ir, así que lo veré por tele.

 

 

Los horarios de los partidos son súper malos, a las 13 horas, a las 16 horas… ¿crees que habrá mucho ausentismo laboral?

Sí, yo creo que lamentablemente sí, pero para eso… mira, eso es algo que se puede subsanar y que se puede prever de una manera tan sencilla. Para el mundial de Alemania… nosotros lo que hicimos cuando tenía la empresa, era ponerles una tele. Por ejemplo, yo conversaba con ellos y les decía “lleguen acá, tomamos desayuno, partimos más tarde la jornada laboral y terminamos más tarde y acá tienen televisor, tienen de todo” Ah, ya, listo ningún problema. Después un día Chile jugó en la tarde, jugó ponte tú a las cinco, entonces yo les di permiso para que salieran más temprano. Se puede si te organizas con tiempo, si las empresas se organizan con tiempo y hacen actividades para sus empleados, yo te aseguro que al final el retorno va a ser mucho mayor, porque el trabajador se va a sentir mucho más identificado con ella, va a sentir que es un partner, va a sentir que lo comprende… y de hecho muchas empresas lo están haciendo.

 

 

En Chile tenemos una visión muy estricta del trabajo, que de tiene que ser en la oficina y cumpliendo el horario de trabajo y cuesta ver que con este tipo de situaciones se puede pagar también.

Lógico, lógico, que yo creo que son ganancias en el largo plazo, mediano y largo plazo. Financieramente no es que te vaya a entrar plata, pero sí con lo que te decía, vas a generar una fidelidad de tu trabajador con la empresa, va a sentirse mucho más feliz de trabajar y eso es un tema súper súper relevante y que para lo que yo hago, lo de las charlas, para mí el tema principal y la charla que más me ha tocado dar es sobre la felicidad y justamente tiene que ver con mucho de eso. Y hoy, por ejemplo, hay muchas empresas, por ejemplo BancoEstado Microempresas, tiene una gerencia de felicidad, es la primera empresa en Chile que tiene gerencia de felicidad, que se preocupa de la felicidad de sus trabajadores y eso es algo que debiera, no digo que debiera estar en todas las empresas, pero sí debieran preocuparse de eso, no te digo que tener un departamento, pero sí preocuparse de la felicidad, no del bienestar solamente. El trabajador ¿con qué es feliz? ¿Es feliz con que le des más lucas? Sí, claramente sí, pero ¿siempre es más lucas? O de repente que le pagues una capacitación o de repente que le des un bono… y esas cosas las personas al final dicen “chuta, cómo me voy a ir de acá, estay loco, yo no me voy de acá”. Finalmente, son gestos y en los gestos está esto también “¿compadre, quiere ver el partido? Juntémonos todos”. Cuánto sale un café con unas galletas, nada, absolutamente nada y los vas a tener a todos juntos felices. Es más, esa persona se va a ir a trabajar feliz, entonces va a ser mucho mejor.

 

 

Beatriz Stange.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo