11 talentosos deportistas con un ego aún más grande

Por Edgar Sanchez Sandoval

Son deportistas que se saben buenos en lo que hacen y por eso, en ocasiones, su ego los rebasa.

Ya sea por actitudes en su disciplina o fuera de ella, estos son los atletas con más amor propio:

Zlatan Ibrahimovic

Nadie niega que el delantero sueco es uno de los mejores del mundo. Pero que se crea “Dios”, ya son palabras mayores. Previo al duelo de vuelta del repechaje rumbo al Mundial de Brasil 2014, Ibra fue cuestionado sobre quién ganaría la eliminatoria. “Solo Dios sabe”, contestó el ariete. “Será difícil preguntarle”, respondió un periodista. El líder sueco no tardo en asegurar: “Estás hablando con él”.

Cristiano Ronaldo

Su calidad es indiscutible, pero en más de una ocasión sus festejos han causado polémica. Cuando el jugador del Real Madrid logra mandar el balón al fondo de las redes se señala a sí mismo y pide calma a sus seguidores. “Aquí estoy”, se lee en sus labios.

José Mourinho

Es difícil encontrar a un técnico más controvertido que Mou. Su apodo “The Special One” se lo ganó cuando llegó al Chelsea en 2004. En su primera rueda de prensa dijo unas palabras memorables: “Por favor no me llamen arrogante, pero soy campeón de Europa y pienso que soy un tipo especial”. En otra ocasión aseguró que no era el mejor del mundo, pero “no hay nadie mejor que yo”.

Mario Balotelli

Recuerdan su playera que decía: ¿Por qué siempre yo? Así de grande es el ego de Super Mario, el delantero estrella de la Selección de Italia.

Diego Armando Maradona

Es uno de los mejores jugadores que ha dado el fútbol. Ser llamado Dios y tener, incluso, su propia iglesia han aumentado el ego de Maradona.

Kobe Bryant

Ser el estandarte de los Lakers por casi dos décadas y el principal símbolo de la NBA tras la marcha de Michael Jordan hasta la llegada de LeBron James, debieron incrementar el ego del autonombrado Black Mama. Lo más recordado es el conflicto que tuvo con Shaquille O’Neal, cuando ambos eran los referentes del equipo de Los Angeles. Kobe llegó a llamar “gordo y jugador fuera de forma” a su compañero.

Floyd Mayweather

Su ego es tan grande que suele mostrar sus excéntricos gustos que compra con el dinero que ha conseguido gracias a sus triunfo dentro del cuadrilátero. Mansiones, joyas, autos último modelos, son solo algunas de las pertenencias del “Money”.

Terrell Owens

En casi todos los equipos que ha estado el receptor abierto ha terminado mal. En su paso por Cincinnati estaba decepcionado con los dueños y los entrenadores. “Nosotros, los jugadores, somos un producto de lo que hacen los coaches en la semana”, aseguró. En su primer equipo, los 49ers de San Francisco, también salió mal, al tener problemas con el entrenador Steve Mariucci y el quarterback Jeff García, a quien llamó homosexual.

Michael Jordan

Su talento era tan grande como su ego. El mejor jugador de basquetbol de toda la historia solía decir a sus rivales que estaban perdidos, pues estaban en la duela “contra el más grande”.

Chad Johnson

Se cambió de nombre a Chad Ochocinco, suele burlarse de los rivales y sus celebraciones caen en lo exótico. El ex receptor de la NFL firmó un contrato de dos años con los Montreal Alouettes de la Liga Canadiense de Fútbol Americano.

Lance Armstrong

Su ego fue tan grande que tuvo que recurrir a sustancias prohibidas para ganar de forma ilegal siete Tours de Francia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo