Ellas son las haitianas que se preparan en la Escuela de Carabineros

Primeras aspirantes a oficiales que vienen de ese país. Estarán hasta el 2016 en Chile y están encantadas con la gente y la institución, a pesar de que no se acostumbren mucho al frío capitalino

Por Felipe Guerrero

Llegaron desde el lejano y soleado Haití como parte del Programa de Cooperación Internacional para Policías Uniformadas Extranjeras y hoy son las primeras haitianas en ser aspirantes a oficiales de Carabineros de Chile. Se trata de Liensen Riffort (24) y de Marie Claudia Bébé (21), quienes nos recibieron en la escuela de la institución a propósito de su 87 aniversario.

“No sabía nada de Chile, pero llegando acá me gustó mucho el país, la escuela y las personas porque son muy simpáticos. Chile es un país más desarrollado desde el punto de vista de la tecnología y la organización. En mi policía nos falta más organización y estamos acá para aprender lo bueno de acá y poder trasmitirlo a nuestro país”, relata Liensen.

La joven uniformada proviene del país más pobre del continente y está consciente de dicha realidad: “En el aspecto social en mi país pienso que podemos seguir adelante esforzándonos e implementando lo que estamos aprendiendo de otro país, y así reforzar nuestro sistema de seguridad para ayudar al turismo y ayudar a la economía”.

“Haití se ha ido levantando desde el terremoto del 2010 y la gente que estaba viviendo afuera en su mayoría ya tiene sus viviendas, el trabajo está mejorando día a día”, comenta a su vez su compatriota Marie Claudia. Pero una de las cosas que más les ha costado a estas afromaericanas ha sido el clima santiaguino. “No me gusta el frío, no me acostumbro porque vengo de un país caribeño”, asegura Liensen, mientras que su colega añade que “Chile es diferente, el clima, las personas, la comida…pero el frío ha sido lo más difícil”.

Eso sí, en relación a la comida presentan cierta divergencia. “Me gusta el bistec a lo pobre porque en mi país nunca lo había comido”, dice sonrriente  Liensen. Mientras, Marie sostiene que no le gusta “el puré de papas ni el charquicán”. Asimismo, conversamos con los uniformados que comandan la escuela que forma a estas futuras oficiales extranjeras.

“En este momento tenemos 27 alumnos aspirantes a oficiales de nueve países distintos y Haití nos ayuda a ampliar nuestras fronteras de poder contribuir a que otras policías puedan brindar un mejor servicio”, explica el teniente coronel Rodrigo Espinoza, comandante del grupo aspirante.

“Para nosotros tener alumnos becarios es tremendamente enriquecedor. Carabineros tienen una larga historia con la formación de becarios extranjeros”, añade Espinoza.

“A nivel de futuros oficiales es primera vez que vienen aspirantes de Haití. La proyección de ellas fue un poco compleja en primera instancia en el sentido del idioma, pese a que se adaptaron muy rápidamente. En la parte militar también se les hizo un poco difícil al comienzo, ya que tenían sólo un mes en su policía, por lo cual la formación que tenían era básica”, manifiesta a su vez  el teniente Felipe Contreras, instructor de la escuela y comandante de sección.

“Servir a su país”

No obstante, ambas jóvenes deberán volver a Haití, una vez que terminen su inducción en  Santiago el año 2016. Si bien están  muy a gusto en la institución chilena, tienen muy claro su sentido del deber.
“Cuando vuelva a servir a mi policía seré inspectora y tendré que tomar muchas decisiones, yo sé que soy joven, pero voy a mejorar la seguridad de mi país”, pormenoriza Marie Claudia Bébé.

Finalmente, su compañera, Liensen Riffort, añade: “Tengo que volver porque tengo que servir a mi país, para hacer de Haití un país mejor”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo