Columna de Felices y Forrados: "AFP estatal"

Por

 

Para algunas personas cuando escuchan que el Estado ingresa a competir con los privados, puede tener ciertos recelos; para otras es una noticia positiva.

 

Pero analicemos lo que ocurre con BancoEstado: participa con las mismas reglas del juego que los demás Bancos, mientras cumple un rol social al preocuparse, por ejemplo, de brindar una mayor cobertura en pueblos distantes como Cobquecura o Tocopilla. ¿Qué sería de esos chilenos si no tuvieran acceso a una sucursal de su Banco en sus propios pueblos?

 

Por otra parte, BancoEstado tiene más de 5 millones de Cuenta Rut, brindando acceso al sistema financiero a esa misma cantidad de trabajadores para que puedan recibir su sueldo o comprar con mayor facilidad y seguridad.

 

Como vemos, si no existiera Banco Estado, no se tendría una “cobertura” en segmentos de personas de bajos ingresos o personas que viven en pueblos alejados de las grandes urbes. Por esto, en algunos casos, sí es bueno que exista una competencia del Estado.

 

En el caso de la AFP Estatal, hay casi 10 millones de trabajadores afiliados a las AFP, pero sólo 5,5 millones reciben ingresos mensualmente; los 4,5 millones restantes, al no recibir ingresos, las AFP prácticamente no realizan una inversión en educación a este grupo, porque no sería “rentable”.

 

En este sentido, aplaudimos que exista una AFP Estatal, que brinde cobertura y educación previsional a chilenos que otras AFP no consideran. Pero, tras un profundo estudio del proyecto de ley, notamos la presencia de algunas alteraciones a las reglas generales del juego, permitiendo a la AFP Estatal invertir en empresas relacionadas gracias a un estatuto preferente, que le permite a la AFP Estatal quedar afuera del ámbito de aplicación del artículo 47 bis del DL 3500. Esto implicaría que el Estado podría invertir en empresas estatales, mientras a las AFP tradicionales no se les permitiría (como es hoy y como siempre debería ser para evitar conflictos de interés).

 

Ley pareja no es dura. Invitamos a que se mejore el proyecto, para que la AFP Estatal funcione con las mismas reglas, no con ventajas que generarían ruido y desconfianza en la ciudadanía, dado que se podría dar un escenario similar a lo ocurrido con las AFP en Argentina, donde tenían ahorrados US$38.000 millones antes de la estatización, de los que hoy quedan apenas US$8.000 millones, luego de “inversiones” en empresas del Estado. Si la AFP Estatal respeta exactamente las mismas reglas del juego, sin duda será una buena alternativa y generará más competencia.

 

Pero para que realmente los chilenos mejoren sus jubilaciones es indispensable que la Comisión Previsional, mejore los incentivos y devuelva el “riesgo de pérdidas” a las AFP, como era antes del año 1999.

 

Ésta es la verdadera razón de las pérdidas y bajas rentabilidades que sufrimos el 2008; si hasta Guillermo Arthur reconoció que las AFP se mueven en manada por culpa de los incentivos de la ley. Es hora de resolver el problema de fondo y realinear los incentivos, para que los chilenos no perdamos nunca más un peso de nuestros ahorros, como ocurrió durante las 2 primeras décadas del sistema de AFP, donde los incentivos eran claros: si las personas pierden, las AFP compensan todas las pérdidas.

 

Realineando los incentivos en el DL 3.500, la AFP Estatal, podría competir por el factor más relevante: la rentabilidad; si aumenta la rentabilidad del sistema de un 6% a un 9% anual, las jubilaciones futuras podrían pasar de $185.000 a $500.000. Así ganamos todos los Chilenos.

 

 

 

 

 

Imagen foto_00000001

 

 

 

Gino Lorenzini

Creador www.felicesyforrados.cl.

 

 

 

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo