Paola Cabezas: "Mala Interpelación"

Por Paola Cabezas

El diputado Edwards claramente, debe haber preparado esta instancia. El problema es que lo hizo mal, me imagino nadie lo apoyo técnicamente, solo hubo intencionalidad política.

Empezó mezclando temas. Hablando de reformas, sueldo, entre otras cosas lo que a momentos la hizo sonar más a campaña política que a interpelación, que tiene un objetivo claro:   obtener respuestas del representante del Gobierno para saber que se está haciendo, y proponer qué más se puede hacer en un conflicto.
No logró que le respondieran sus preguntas en forma directa, y eso es culpa de como hizo esas preguntas, interrogaciones abiertas, sin un cierre claro.
Ante el hecho de que no le respondían, reiteraba sus interrogantes de forma idéntica, fracasando nuevamente.
Cometió errores tan básicos como pretender entregar una hoja con preguntas cuando esta herramienta es esencialmente oral, pidiendo entregarla al Ministro del Interior sabiendo que debe hacerlo a través de la mesa.
Corolario de todo es que nunca entendimos cuál era su objetivo en esta interpelación, y el ministro Peñailillo, obviamente aprovechando lo mal de la interpelación habló lo que quiso.
 Terminamos escuchando a Peñailillo sin pregunta mediante, señalar qué es lo que se hará en La Araucanía y cuál es la hoja de ruta del Gobierno.
Comentario aparte es que siendo ambos ingenieros, se notó que el Ministro del Interior maneja la Ley mucho mejor que el diputado de RN, siendo este comentario subjetivo.
Desde mi rol de abogada, no puedo dejar de sorprenderme de la falta de preparación. Esta instancia de interpelación en su forma, equivale a un juicio público, donde el interpelador debe conocer de técnica, saber cómo litigar.
Invito a los partidos políticos a dignificar la interpelación profesionalizándola, creando parlamentarios con capacidad de litigar, y que piensen en obtener respuestas que mejoren este país.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo