Después de un trasplante de rostro se convierte en modelo de GQ

Por Raquel Lopez

Cuando tenía 22 años, Richard Norris sufrió un terrible accidente. Mientras el hombre movía una escopeta, esta se disparó. El accidente destruyó su nariz, sus labios, sus dientes, su barbilla, su mandíbula, sus pómulos y su lengua. Milagrosamente, el hombre sobrevivió, pero con una severa deformidad.

Según información de Mirror.co.uk, Richard vivió sin estas partes de su cuerpo durante 15 años. De acuerdo con GQ, el hombre se escondió en una casa, avergonzado por su apariencia. Su vida de ermitaño se detuvo cuando encontró a Eduardo Rodríguez, un doctor especialista en cirugía plástica reconstructiva de rostro.

El doctor le aseguró que podía tener un rostro nuevo. Para lograrlo, el 19 de marzo de 2012, Norris se sometió a una cirugía de 36 horas, en las manos del Dr. Rodríguez. Gracias a la operación, sus ojos son la única parte “original” de su cara; la nariz, los dientes y, hasta la lengua de Richard fueron construidos por el médico u obtenidos gracias a donadores anónimos.

Después del exitoso procedimiento, tanto Richard como su doctor se volvieron famosos.

Este mes, Norris ha roto una barrera más, cuando se convirtió en el primer hombre con cirugía de rostro que aparece en una portada de GQ. Pueden ver las imágenes en la galería.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo