Estas son las drogas más consumidas por los trabajadores chilenos 

Por upi

Las drogas más consumidas por los trabajadores, alguna vez en la vida, son marihuana (93,8%) y cocaína (27,8%) sobre el total de individuos que han consumido alguna sustancia, estableció un estudio realizado por la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS).

El estrés propio de algunas labores, la posibilidad de acceso a las drogas, la lejanía de factores protectores como la familia -por ejemplo en quienes desarrollan trabajos por turnos-, y las características individuales del trabajador, son los factores que predisponen el consumo de drogas en el trabajo, manifestó la entidad.

“Estas variables no explican por sí solas el consumo de drogas, de hecho no existe ninguna adicción que sea considerada enfermedad profesional”, explicó el jefe de Salud Mental del Hospital del Trabajador, el psiquiatra Pablo González.

“Sabemos, por un estudio realizado por la Asociación Chilena de Seguridad, que el consumo de drogas ilícitas en el último año analizado fue de 6.9%, mientras que el 28.7% de los consultados dijo haber consumido alguna vez en la vida”, dijo, agregando que “los sectores Comercio-Transporte (10.7%) y Minería (9.0%) alcanzaron los mayores porcentajes de consumo.

“Gracias a estas cifras podemos focalizar las medidas preventivas y avanzar hacia una cultura que aborde este tema”, aseguró el psiquiatra.

González expresó que la clave es evitar que un trabajador que consume de forma esporádica u ocasional, se transforme en un adicto o dependiente a una droga.

“En el segundo caso, no servirán las políticas preventivas y podríamos llegar a tener que separar al trabajador para realizar algún tratamiento específico”, aseguró.

Otro de los elementos que influye es la disponibilidad de recursos económicos de parte del trabajador, lo que lleva a un aumento de oferta de drogas, esto es especialmente notorio en localidades mineras.

Tanto en el rubro de minería como en el de transporte se observa la menor presencia de control familiar que es uno de los elementos protectores frente al consumo.

Para evitar el consumo, el especialista recomendó en primer lugar un entorno laboral armónico; si se funciona bajo estrés, que existan de parte de la empresa instancias para compensar esto adecuadamente, como posibilidad de pausas, deporte, distracción.

Otra medida es enfrentar el consumo de drogas como una temática que, al afectar al trabajador, también comprometa la viabilidad de la empresa, por lo tanto se debe contar con un programa para tratamiento del consumidor y es clave evitar que se convierta en adicto.

También es importante incorporar a la familia en la empresa, éste es el mayor factor protector. Actividades familiares periódicas favorecen el conocimiento y otorgan un camino adecuado frente a la aparición de algún problema.

Igualmente, dejar explícita la política de la empresa frente al consumo de drogas, incluido el alcohol, desde el momento en que el trabajador se incorpora a la empresa.

Respecto de la percepción del consumo de drogas ilícitas entre sus compañeros de trabajo, el 57.3% cree que existe algún grado de consumo, mientras que un 32.3 cree que no existe éste.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo