Dice tener problemas de salud, cree en mitos y es universitario. Así es el no donante de sangre de la RM

Inédito estudio del Centro Metropolitano de Sangre identificó el perfil de los donantes y no donantes de Santiago. También hizo diferenciaciones entre donantes voluntarios y de reposición. 

Por mario valle m.

Sebastián Chamorro cae en la clasificación de donante voluntario. Este estudiante de tecnología médica de 23 años ha donado sangre en 15 ocasiones y se prepara cada tres meses para ir a donar de nuevo. Empezó en 2010 cuando vio una colecta en República y no pretende parar. “Mi carrera de salud me motiva a donar. Hay mucho mito sobre esto. Es un trabajo que está pendiente informar”, dice.

Sin embargo, casos como el de Sebastián no son comunes. Según cifras del Centro Metropolitano de Sangre la cantidad de donaciones voluntarias disminuyeron en cerca de mil casos durante el año pasado respecto a 2012. Por eso, esta misma entidad realizó un inédito estudio para identificar quiénes son los donantes voluntarios (subdivididos en primerizos y dilatados), de reposición (donan cuando un cercano lo necesitan) y los no donantes de la Región Metropolitana.

La investigación que abarcó a un total de 1.041 personas reveló importantes datos de cara a la elaboración de políticas públicas para motivar a que la población done. Sin duda el grupo con mayor relevancia es el de no donantes. Aquí destacó que se trata de un grupo en general joven donde el 71% tiene entre 18 y 24 años y el 55% cuenta con un nivel de estudios correspondiente a universitaria incompleta. A pesar de no haber donado nunca, un 78% ha considerado la posibilidad de ser donante pero problemas de salud (20%), falta de tiempo (18%) y que no se lo hayan solicitado (18%) son sus principales excusas. A esto se suma otra traba importante para no donar: los mitos. De los que los donantes creen ciertos está que la donación provoca un alza en el peso (91%), que la sangre no se recupera (90%), que acorta la vista (89%) y que va a perder reservas cuando necesite sangre (86). “En el fondo el no donante no está lejos del donante, su postura no es rígida. Eso si tienen un alto nivel de desinformación sobre el tema, tanto que dan crédito a mitos sobre la donación, de los que obviamente ninguno es cierto”, explicó la directora del Centro Metropolitano de Sangre, Loreto Vergara.

En el caso de los donantes las diferencias entre los voluntarios y de reposición sí se manifiestan.
Con respecto a los altruistas son jóvenes pero mayores que los no donantes (el 69% tiene entre 21 y 40 años) aunque la mayoría también tiene sus estudios universitarios incompletos (56% del total). Como era de esperar, este grupo muestra mayor conocimiento a los no donantes ya que un 91% dice ser donante para ayuda a quienes necesiten sangre y un 86% porque dicen tener la conciencias de que la sangre siempre es necesaria. Aquí si bien sólo un 5% dijo haber recibido un transfusión alguna vez, un 44% dice conocer a alguien que la ha recibido lo que explica que un 98% asegure que seguirá siendo donante. También creen que mayor información en la televisión (48%) y las redes sociales (43%) ayudaría a concretizar a la población. “Estudios en otros países mostraba que los donantes altruistas tenían actitudes este tipo en la sociedad, como perteneciendo a una ONG o ayudando a una fundación. Aquí no necesariamente hay una relación, directa e incluso los no donantes participan que los donantes en estas actividades”.

Por último los donantes de reposición corresponde a una generación mayor a las dos anteriores (un 45% tiene entre 41 y 65 años). Esto también influye en que el nivel de estudios mayoritarios sea de la educación media completa con un 39% y que el 63% cuente con un trabajo estable. Al preguntarles por qué no han donado voluntariamente un 39% dijo que era porque no tenía tiempo de hacerlo.

Campaña de recolección
Si bien durante el año se hacen varias colectas, durante agosto con razón del mes de la solidaridad el Centro Metropolitano de Sangre planea varias actividades para que la población pueda donar. Quienes quieran sumarse como voluntarios pueden visitar www.donasangre.cl. “A veces se piensa que los hospital están llenos de sangre y que no se necesitan, lo que no es así…buscaremos la forma de mejorar la calidad de la atención y hacer más cercano el proceso de donación. Nos damos cuenta que muchas veces la falta de información es la clave”, indicó la doctora Vergara.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo