Expertos y cierre de estaciones en el Metro: "Es imposible evitar un caos vial"

Por mario valle m.

Retraso, congestión y caos genera falla en Línea 4 del Metro

Dos estaciones de las Líneas 4 y 1 cerradas por procedimientos policiales

Caos en el Metro: Tramo afectado de la Línea 4 retornaría a la normalidad este jueves

Subus dispondrá 7 servicios adicionales por cierre de estaciones en Línea 4 del Metro

El cierre de cinco estaciones de la Línea 4 del Metro por la fisura de un riel cerca de la estación Quilín no sólo provocó un colapso en el funcionamiento del tren subterráneo, sino que también en las micros del Transantiago, que se vieron sobrepasadas ante la alta demanda de pasajeros que se movilizaba hacia o desde Macul, La Florida y Puente Alto.

Sobre la posibilidad de evitar que un problema de esta magnitud en el tren subterráneo genere un caos en los viajes dentro de la ciudad, el doctor en transportes, académico de la UDP y ex director del Metro, Louis de Grange, fue enfático: no existe ninguna posibilidad. “Son eventos realmente improbables e impronosticables, la probabilidad de que ocurra este tipo de incidentes debe ser como de 1 de 500. Lo grave de esto es la consecuencia que tiene un problema así debido al alto nivel de estrés diario que tiene el Metro de Santiago. O sea, el Metro es tan importante y se le exige tanto a diferencia de los buses, que por cualquier evento incluso pequeño, que no es este el caso, tiene un impacto de gran magnitud”-

De Grange aclaró además que con esto se vuelve a demostrar que el Metro está “sobrecargado”. “Por cada kilómetro de red debe ser el cuarto Metro del mundo con más kilómetros de pasajeros. Superado por algunas ciudad asiáticas que tienen una densidad mucho mayor de población”.

Por otro lado para el gerente de Asuntos Públicos de Automovil Club e integrante de la Comisión Pro Movilidad Urbana que convocó el Gobierno, Alberto Escobar, también el caos es imposible de evitar debido a que el Metro ya funciona como el “descongestionador de la ciudad”. “Siempre tiene una alta demanda porque no produce incertidumbre en las personas. La gente baja a la estación y sabe que el carro va a pasar, se detendrá y eventualmente se podrá subir. En cambio, el transporte público de superficie todavía presenta incertidumbre sobre si va a pasar, si lo hará a la hora, si se va a poder subir y si no le va a pasar nada una vez adentro”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo