Investigación confirmó posibilidad de un nuevo gran terremoto en el norte

La revista estadounidense de ciencia "Nature" publicó los resultados de un estudio sobre la situación sismológica de la zona. El motivo de que el peligro de un terremoto no ha pasado es que aún quedan dos lugares que no han liberado energía en cerca de 150 años

Por mario valle m.

El pasado 1 de abril el norte de Chile sufrió el que se decía era el gran terremoto que tenían pendiente, cuando a las 20:40 horas ocurrió un movimiento telúrico de 8,3º en la escala de Richter que afectó a 13 mil personas y provocó el fallecimiento de otras seis en las regiones de Arica y Parinacota y Tarapacá.

A pesar de este importante evento el peligro no ha pasado para estas regiones, donde también se debe incluir a la de Antofagasta. Esto porque académicos del Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile junto con expertos del ente estadounidense U.S. Geological Survey se reunieron para investigar el estado de las rupturas en la zona norte tras el sismo con una conclusión: aún podría ocurrir un evento similar o superior al acontecido hace casi cinco meses.

El argumento de los profesionales recae en que aún existen dos zonas que no han hecho ruptura, lo que se estima en una acumulación de energía de aproximadamente 150 años. Estos lugares  están entre Ilo (Perú) e Iquique y entre Tocopilla y la localidad de Patache, donde se ubicó el fin de la ruptura correspondiente al terremoto de abril.

En el estudio en el que participaron el director del Centro de Sismología Nacional de la Universidad de Chile Sergio Barrientos y el jefe de operaciones del mismo organismo, Sebastián Riquelme, incluso no se descartó la posibilidad de que produzcan sismos simultáneos en ambas zonas. “Pueden romper (las zonas) en un terremoto grande como en uno magnitud a 8 o superior. Si ocurre un 7 no se alcanza a liberar toda la energía, por lo que la posibilidad de un terremoto mayor sigue”, explicó a Publimetro Sebastián Riquelme.

El profesional añadió que la investigación surgió en el trabajo de cooperación que existe entre los dos organismos desde el 27/F y porque se intuía que se podrían producir más sismos, lo que finalmente se confirmó oficialmente con el estudio realizado. “El estudio dice que el peor escenario es que las dos zonas hagan rupturas pero puede que eso no ocurra. Cuando pasan estos eventos una habla de eventos principales o precursores, que es cuando dicen que el sismo se empezó a gestar antes, pero eso sabe una vez que ya hubo un terremoto principal. Hasta antes que ocurra no se puede saber mucho”, detalló.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo