Atención: las claves para no ser estafado al importar desde China

Por

 

Pablo Contreras Pérez.

 

En los últimos años, los chilenos que se la han jugado por comenzar un emprendimiento han puesto sus ojos a nuestro mayor socio comercial: China.

 

El gigante asiático, principal comprador de nuestras materias primas como el cobre, es también generador de toneladas de los más variados productos y que los incipientes microempresarios nacionales han querido traer a nuestro país para comenzar un nuevo negocio.

 

Sin embargo, hay que tener ojo, porque la lejanía es caldo de cultivo para estafadores que lo único que se contactan con los interesados es para engañarlos y hacerlos caer en fraudes.

 

Para evitar ello, Alfredo Rehren, director ejecutivo de Directo China (www.directochina.cl), entrega una serie de útiles consejos para lograr éxito en tu emprendimiento, sin caer en manos de delincuentes:

 

 

1. Cuidado con los precios: “hay que desconfiar de proveedores que tienen precios muy bajos”, es lo primero que destaca Rehren. “Si la manufactura de un producto en China cuesta US$10 y un proveedor lo ofrece en US$5 o US$6, es una variable para desconfiar”, asegura.

 

2. Evitar los proveedores “adaptables”: se debe tener precaución con aquellas empresas que te pueden vender desde 1 hasta 1.000 o 10.000 unidades, “porque pueden ‘traders’ (especuladores) que se están haciendo pasar por manufacturantes” o que son revendedores, señala el director de Directo China, y agrega que hay que tener ojos con aquellos que se demoran en entregar la información o las cotizaciones de los productos.

 

3. Evitar a los intermediarios: hay empresas que se dedican a esto, pero según explica Alfredo, lamentablemente algunas de ellas “cobran un alto porcentaje por hacer la transacción”, además de que en determinados casos ocultan la información respecto de la empresa que elabora los productos en el país oriental, y se termina dependiendo de ellos, ya sea en términos de costo como de logística.

 

4. Ojo con los pagos y transferencias de dinero: “no transferir dinero a personas naturales en China” vía Western Union o PayPal, aconseja Reheren. Tampoco se debe transferir el 100% del dinero; en el gigante asiático la modalidad más usada es la de 70/30, es decir, transferir un 30% inicial del pago para que se comience con la manufactura de los productos, para luego pagar el resto para que lo comprado salga de la fábrica.

 

5. Preguntar por los productos: solicitar imágenes de manera instantánea de lo que  vas a comprar. “Si estás conversando con un proveedor,  vía mensajería instantánea o telefónica, puedes decirle que te mande un video o foto, pero no de estudio ni de una página web, sino que de sea real, generado por ellos mismos”, aconseja.  Además la idea es también preguntar por el funcionamiento de los productos, para detectar si quienes te los están vendiendo son quienes lo fabrican o tiene conocimientos específicos de ellos, para no ser engañado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo