Los factores que han empujado al precio del dólar

Por

 

Pablo Contreras Pérez.

 

Es un elemento que nos influye a todos, pero que no siempre lo consideramos lo suficiente. Cada vez que se altera el precio del dólar, permea en el costo de la mayoría, sino todas, las cosas que compramos.

 

Pese a que este jueves el valor de la moneda estadounidense bajó hasta los $582, durante las jornadas anteriores solo fue al alza llegando a un máximo de $584, el mayor en los últimos cinco años y acumulando, hasta este miércoles, un incremento de $59 en lo que va del año.

 

Esta fuerte variación alcista de la divisa se explica por varios motivos de acuerdo a lo que explica Francisco Klapp, economista del Instituto Libertad y Desarrollo (LyD).

 

“Los flujos de capitales están dejando de llegar con tanta intensidad a nuestra economía desde el extranjero”, asegura Klapp, quien agrega que “cuando los países están creciendo, como a Chile que le estaba yendo bien y que estaba con un muy alto precio del cobre, la economía tiene muchos dólares, y por lo tanto el precio de esta cae”, explica.

 

Claro que en el actual escenario de desaceleración eso cambia. “Ahora el precio del cobre está más bajo, se están generando menos exportaciones y, por lo tanto, hay menos dólares, y su precio, que es el tipo de cambio, aumenta”, sostiene el economista de LyD, explicando que esto funciona como con cualquier otro bien: al haber escasez de este, se produce una tendencia al alza sobre su valor.

 

Otro aspecto que motiva esta escalada en el dólar, señala Klapp, es lo que sucede con las economías internacionales, donde los países desarrollados están comenzando a subir sus tasas de interés, a la vez que el Banco Central la baja acá en el país, esas diferencias también generan la presión alcista. En términos sencillos, el peso chileno se hace más barato frente a las monedas internacionales.

 

Ahora bien ¿cómo afecta esto al ciudadano común? El economista enfatiza en que “muchos de los bienes que consumimos en Chile, los importamos y tenemos que comprarlos en dólares, entonces se nos encarecen”, como los televisores, computadores, automóviles y la gasolina.

 

Además agrega que el aumento en el costo, por ejemplo, de la bencina influye o está relacionado a la generación de otros bienes que se producen en Chile. Ahí entran los alimentos.

 

Sin embargo, en paralelo, Klapp subraya que en este escenario hay quienes resultan beneficiados, que son los exportadores. “Sectores exportadores como el agrícola, esto les viene muy bien”, apunta.

 

Ante la lenta marcha de nuestra economía, el Banco Central baja la tasa de interés como un mecanismo para dinamizar la economía. Con créditos más barato, la gente se endeuda para comprar, acelerando el motor económico, pero eso a la vez hace que el valor de la divisa crezca.

 

“Eso lo que hace es ponerle ciertas dificultades (al Banco Central) para seguir bajándola (la tasa de interés)” explica el investigador de LyD.

 

El economista no se arriesga a hacer proyecciones a largo plazo, pero estima que si la economía sigue en proceso de desaceleración, “vamos a ver altos precios del dólar”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo