Gobierno argentino minimiza impacto de la huelga de sindicatos opositores

Por EFE

El ministro de Trabajo argentino, Carlos Tomada, aseguró que entre un 55 y un 80% de la gente fue hoy a trabajar, pese a la huelga convocada por sindicatos opositores, medida que, afirmó, no afectó a la producción.

Tomada precisó que importantes sectores, como la industria metalúrgica, la construcción, la administración pública, el transporte de pasajeros y el comercio, la actividad fue “normal” y afirmó que “más de cincuenta organizaciones sindicales” no participaron de la medida de fuerza.

“A partir de estos datos, a partir de lo que hemos visto en la calle, no se puede decir que lo que hoy ocurrió sea un paro general ni mucho menos un paro nacional”, sostuvo Tomada.

El ministro señaló los organizadores de la huelga, las alas opositoras de la Confederación General del Trabajo y la Central de Trabajadores Argentinos, han intentado hacer un “daño económico”, pero, aseveró, “no lo han logrado”.

“El aparato productivo del país funcionó normalmente. No deja de llamar la atención que hayan intentado producir ese daño a un Gobierno nacional que ha sido un claro defensor del trabajo y de los derechos de los trabajadores”, sostuvo.

Tomada afirmó que los cortes de calle, los bloqueos de accesos a Buenos Aires y los piquetes en algunas fábricas registrados hoy “desprestigian, distorsionan y debilitan cualquier protesta y la convierte en un hecho de minorías”.

“También quiero repudiar y rechazar como metodología de la protesta la violencia ejercida sobre los medios de transporte”, dijo.

El ministro sostuvo que una modificación al impuesto que pesa sobre los salarios, una de las demandas de os huelguistas, “no es una prioridad” para el Gobierno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo